• De flores comestibles, la receta del día con Victoria

        0 

    03/06/2018 - 08:03  

    Queque de avena y plátanos sin azúcar

    Sin azúcar, sin harina, sin leche.....no es un bizcocho, pero tampoco es un pan como para llamarle Banana Bread. Es como un pastelito húmedo super "sanito" que te mata el ansia de comer dulce, pero sin meterle azúcar al cuerpo. Bueno, miento, lleva azúcar pero de la buena, solo la que contiene la fruta. 

    Los plátanos bien maduros y unos dátiles tiernos y jugosos dan el suficiente dulzor para convertirlo en un bocado  ideal para llevar al trabajo y comer a la hora del desayuno. 

    No voy a decirles que es la cosa más rica del mundo, porque para las que estamos acostumbrada al azúcar no nos lo parece, pero está rico.  Lo siento pero yo soy de las que todavía quedan por ahí consumiendo azúcar blanco en los postres y no he conseguido ningún otro producto que logre igualarla en cuanto a sabor.

    El azúcar moreno también logra unos postres deliciosos, pero cambia el color de muchas de las recetas. Pero te calma las ganas de comer dulce, no empalaga y sobre todo no sientes remordimientos después de haberte comido todos los trozos que te apetezca.

    El truco está en usar buenos ingredientes y en su punto de maduro. Los plátanos bien maduros y los dátiles procura comprarlos de los gordos y jugosos, no te vayas a los secos y pequeños porque se va a resentir el sabor de tu pastelito. 

    Y no hay mas trucos, tampoco hay harina, que la sustituimos por copos de avena, que da lo mismo del grosor que sean porque al meterlo en la batidora con el resto de ingredientes se triturarán hasta el tamaño que necesitamos. 

    A esta receta básica, puedes añadir a tu gusto unas nueces, o almendras, cacao, coco, gengibre o lo que más te guste. Yo la hice tal cual te la pongo.
    La diferencia entre  obtener un bizcochito esponjoso y otro más denso y húmedo está en batir o no los huevos aparte.

    Hice las dos versiones, una primera donde batí hasta blanquear los huevos para luego añadir el resto de ingredientes, es la de la foto de portada, cuidadosamente decorado con coco, piñones y flores comestibles y otra metiendo todos los ingredientes juntos en una batido a máxima potencia y decorando solo con nueces, y confieso que me gustó más la segunda versión sin tanto aire. Pero eso es cuestión de gustos.

    Te dejo fotos de ambos intentos. ¡Manos a la obra!
     

    INGREDIENTES 

    4 huevos

    1 taza de avena

    1 o 2 plátanos dependiendo de lo grandes que sean. Yo usé dos de tamaño mediano, pero bien maduros.

    4 dátiles de los gordos y jugosos, puedes poner uno más si te gusta un poco mas dulce.

    1 cucharadita de canela o más según tu gusto.

    Y lo que quieras usar para decorar. Yo utilicé coco, plátanos, piñones y flores comestibles, pensamientos.

    PREPARACIÓN
     

    Encender el horno a 180º, calor arriva y abaco.

    Preparar el molde. A mi me gusta poner un poco de papel vegetal en el fondo, así me aseguro que no se pegue y me da menos trabajo limpiar aceite o mantequilla del molde, pero es solo una recomendación.

    Y ahora solo tienes que meter todos los ingredientes juntos en la batidora. 

    Batir bien fuerte hasta que estén todos los ingredientes integrados.

    Verter en el molde y al horno

    Unos 25 minutos, pero yo nunca jamás, abro un horno hasta que no huela de maravilla la cocina, eso suele indicarme que mi receta está preparada para pincharla y comprobar que ya está cocido.

    Si ves que sale manchado el pincho, déjalo unos minutos más. 

    Deja unos minutos en el molde antes de sacarlo para evitar que se te rompa.

    Decóralo como más te guste, pero insisto en que una bonita decoración hace tus platos más apetitosos.

    Este lo decoré con rodajas de plátano, unos piñones y flores comestibles, concretamente unos pensamientos. Pero al día siguiente hice otro para llevar al trabajo y solo le puse unas nueces por encima

    Comentar

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario