• ¡Por si las moscas!

        0 

    26/07/2018 - 21:54  

    El comentario a diario, miércoles 26 de julio, Ezequiel López

    Ayer hice mención a las grandes obras que creía que se van a realizar en un futuro inmediato en el Municipio de Telde, hoy quiero sumarme a la reflexión, y dicho así quedo hasta bonito, pues decir sumarme a la crítica, igual consideran que no fue escrito con ese ánimo y yo no he sido el autor.

    Leía en Teldeactualidad un artículo que titulaba "La decadencia del parque de San Juan". En este artículo se refleja la triste y cruda realidad que están viviendo y padeciendo esos espacios, llamados verdes y zonas infantiles de juego, en deterioro permanente, y sin que nadie le ponga remedio.

    En la legislatura anterior las voces se sucedían insistentemente en el más mínimo descuido en los mismos y en el parque y jardines de andar por los barrios, hecho que hoy en día, se da alguna que otra llamada de atención, pero sin ninguna escandalera que pueda hacer que crezcan las acciones en favor de los mismos. Parece como que si los que se quejaban antes, estuvieran, ahora, gobernando ellos o sus amigos, pues ya vamos para tres años y aquí poco o nada se ha hecho en favor del cuidado pertinente y mejoras.

    Dice el artículo que el mal estado en que se encuentran los parques y las zonas infantiles de juego de la ciudad de Telde no es ningún secreto por descubrir. De los grandes recintos verdes del municipio no se salva de este estigma ni este, se refiere al del San Juan, ni el de la Barranquera, ni el de las Mil Palmeras, o la Casa de la Condesa, y tampoco el de Pinocho. Pero el caso del parque urbano de San Juan es especial, dice, que primero por ser el más grande e importante de todo el municipio. No menciona el Parque Arnao, que chico no es.

    El que clama al cielo, al margen de lo que dice el artículo, es el parque de la Barranquera, de ese parque nunca más se supo en esta legislatura, de las críticas que se recibían, a no conocer en tres años ninguna, me refiero a este  gobierno que no ha hecho nada en él y de la oposición que está en otras cosas. Los vecinos si están hasta las narices de estas obras que las venden políticamente, desde que hacen el boceto, luego el proyecto, luego cuando viene el primer camión de bloques, cuando llegan los trabajadores, cuando empiezan a pintarla y cuando se va a inaugurar, antes, dos o tres reportajes para hacerlo saber, para luego, cuando entre en el abandono, poner parches y a quedar de la peor manera, no atendidos correctamente  y dejados a la buena de no se sabe quién.

    Es triste ver este tipo de espectáculo por parte de los políticos, recordando a aquellos que suelen ir a misa a darse golpes de pecho y cuando salen no dejan de joder al prójimo, este espécimen de  políticos es muy parecida y no tiende  a cambiar, mientras no tienen carguillos son como las moscas llamadas cojoneras, pero cuando llegan y los consiguen, dependiendo de la cama que entra, no solo no hacen nada para mejorar, sino que además lo empeoran, y las quejas políticas desaparecen, las de los vecinos no, pero no suelen ser escuchadas ni reflejadas con la pomposidad que lo saben hacer los expertos. Telde no ha gozado en esta legislatura de muchas cabezas operativas, más bien pensante, pero tirando a lo bajo, y lo que se necesita es eficacia en los servicios, no vale llenar de gente vestidas de uniforme las  calles  si no se les dota de herramientas y de sentimiento laboral, llegan y parece que lo que les interesa a los que gobiernan es que pasen sin hacer ruido alguno, algo no funciona y bien lo ven los ciudadanos.  

    Yo no lo había visto nunca, al menos por el casco, si en los barrancos o laderas cerca de zonas urbanas, ya veo ratas y ratones por la Avenida Alejandro Castro, las veo a las siete de la mañana, ya con el día claro, y desde luego es para preocuparse. Igual toca la desratización y es producto de ello, como cuando te dedicas a poner los productos para acabar con las cucarachas que buscan salir para escapar, ¡digo yo!

    Ya sabemos la cantinela de los contratos  existentes entre el ayuntamiento y la empresa de limpieza y recogida de residuos, pero también tenemos presente que se conocía lo que había y que se llegaba para poner solución y, una vez más, del dicho al hecho, va tres años de mandato, y sigue el gran trecho. Posiblemente no tengamos que alarmarnos, ni por las cucarachas que ya están diciéndonos desde la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental, que existe un muy alto riesgo de proliferación de cucarachas en los próximos meses debido a la combinación de lluvias intensas de esta primavera con el incremento de temperaturas propias del verano, el calor y la humedad son los factores que propician que estos insectos abandonen su hábitat natural, lo que les hará llegar e invadir las casas y sus proximidades, según la ANECPLA, yo deseo, que no se de por nuestros alrededores, o al menos del que les habla, que es tanto el repelús que ni me atrevo a matarlas si no me veo acorralado, así como se lo cuento, igual ocurrirá con los "malditos roedores", como se le denomina en una serie de dibujos animados, ¡ojalá!

    Pero no sería nada contraproducente que las  acciones pertinentes que se llevan a cabo para que la Ciudad esté  preparada para estas fechas estivales, que no solo el esfuerzo se haga con las moscas de la costa, las que hay que abatir y hacer desaparecer, sino con todo aquello que puede llegar a ser perjudicial para una vida sana e higiénica de la sociedad… ¡por si las moscas¡

    Escucha el comentario

    Comentar

Publicidad

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario