• Paseando por mi Ciudad, 'Calle Africa' (Las Huesas)

        0 

    21/11/2017 - 08:30  

    Calle África (inicio). (Foto Luis López)

    Con el nombre de Calle África,  tenemos un vial ubicado en el barrio de Las Huesas, que se inicia en la confluencia de las calles Manuel Vázquez Montalbán y César Vallejo, para con orientación Norte-Sur finalizar en el cruce de las calles Antártida, América y Profesora Josefina Suárez Ramírez.

    Por su lado del Poniente tiene la calle Numancia y por el Naciente la Autovía GC-1, paralela a la cual discurre.

    Tiene una longitud total de unos 350 mts.

    A la calle África, vienen a confluir las calles José Bergamín, General Aranda, García Morato, Federico Carvajo, Capitán Cortés, Daoiz y Velázquez.

    Esta nominación aparece por primera vez en el Censo de Población del año 1975, formando parte del callejero del Distrito VI, Sección V del mismo.

    Dado su “carácter genérico”, esta nominación se encuentra tipificada en el Capitulo II, Artículos 7º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN.

    África, es el nombre del tercer continente del planeta, en cuanto a superficie se refiere, después de Asia y América.

    Este continente limita al Norte con el Mar Mediterráneo, al oeste y al sur con el Océano Atlántico y al este con el Océano Índico y el Mar Rojo, ocupando una superficie total de 30.330.000 Km2.

    El relieve está condicionado por el hecho de que la mayor parte del país está formado por una placa tectónica. En realidad en el Este existe un contacto entre la placa africana y las placas arábiga y somalí. La zona de contacto es el Valle del Rift, que da nombre a este tipo de contactos entre placas. La mayor parte de África es  un escudo precámbrico muy estable y duro. Predominan los materiales como el gnesis, el granito o la pizarra.

    Mapa del Continente Africano. (Foto Luis López)

    No obstante, en medio de este gran escudo se encuentran enclavadas grandes cuencas sedimentarias en las que se depositan materiales blandos, como arenas, arcillas y margas. En general, los tipos de suelos con los que nos encontramos son: ferralíticos, ferruginosos, pseudogley, gley, rojos, erg y reg, en las regiones áridas.

    Son pocos los dominios montañosos en el relieve africano, destacando al norte la cordillera alpina del Atlas-Rif, en el centro el macizo de Ahagar en el Sáhara. Pero el sistema montañoso más importante es el del Valle del Rift, que está plagado de volcanes, ubicado desde los Grandes Lagos hasta el Mar Muerto y desde el Mar Rojo hasta el Sinaí. Entre las elevaciones más destacadas están: Klimanjaro (5.895 mts.), Kenia (5.119 mts.), Ras Dahan (4.260 mts.), Tubkal (4-165 mts.) y Camerún (4.070 mts.).

    El mapa hidráulico de África está compuesto principalmente por lagos como: El Victoria, El Tanganica, El Nyasa, El Eduardo, El Kivu, El Rodolfo, El Chad y El Ngami. Asimismo, encontramos en este continente los ríos más largos, anchos, regulares y caudalosos del mundo, tales como: El Nilo (6.671 Km.), El Níger (4.160 Km.), El Zaire o Congo (4.200 Km.), El Senegal (1.600 Km.), El Zambeze (2.600 Km.), El Orange (1.860 Km.) o El Limpopo (1.600 Km.)

    Históricamente África se ha caracterizado por dos grandes sectores  diferenciados en la existencia de grandes imperios y por ende en la influencia cultural. En la zona del norte los imperios y civilizaciones  de los fenecios, egipcios, cartagineses, romanos y el islam consiguen una órbita europeo-mediterránea. Mientras que en la zona Centro-Sur los imperios y civilizaciones se adscriben a las regiones donde se desarrollan exclusivamente sin influencia sobre el exterior, tal es el caso de: Ghana, Malí, Songhay y una serie de reinos menores con menor influencia aún que los reinos nombrados.

    Vista aérea del sector. (Foto Luis López)

    África ha sufrido hasta finales del siglo XIX el comercio de la esclavitud a manos de los europeos y americanos, así como, la influencia colonial por mor del capitalismo y la industrialización, llegándose a repartir incluso la explotación del territorio entre las potencias europeas.

    Hemos de esperar a las primeras décadas del siglo XX para que se inicien los procesos de independencias de los diferentes países africanos, procesos que se consolidan a finales de 1975. Se observa entonces el cambio de nombre de los países en la medida que se iban independizando.

    La población aproximada del continente se cifra en unos 500.000.000 habitantes, con lo cual tenemos una densidad de población media de 17 habitantes/km2., concentrada en el entorno de las grandes ciudades y capitales, contrastando con amplias zonas deshabitadas.

    Aunque la tasa de natalidad es muy alta, también lo es la de mortalidad, debido a la falta de infraestructura sanitaria y el hambre que se cierne como un mal endémico por todo el continente, que unido a las luchas étnicas hacen que la población en su mayoría esté en constante oleadas migratorias y con una longevidad muy corta.

    Calle África ((final). (Foto Luis López)

    La inestabilidad  provocada por el hambre, la miseria, la falta de recursos, las deportaciones o las guerras, han provocado el fenómeno de la emigración masiva a Europa, en busca de una digna calidad de vida.

    La flora y la fauna en el continente es la más rica del planeta, con grandes reservas de especies salvajes donde la flora es especialmente exótica.

    El origen del hombre en el planeta se sitúa en el continente africano, desde donde se produjeron flujos migratorios a otros lugares. Su población es mayoritariamente de raza negra desde la zona del Zagreb hacia el Sur, siendo el Norte de un tipo magrebi-arábico, con tez más clara. 

     

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario