• Paseando por mi ciudad, 'Calle Álvarez Quintero' (Ojos de Garza)

        0 

    01/04/2018 - 07:37  

    Calle Alvarez Quintero (inicio) (Foto Luis López)

    Con el nombre de calle Álvarez Quintero,  tenemos en el barrio de Ojos de Garza, un vial que orientado de Norte a Sur, se inicia en la calle Benito Perojo y finaliza tras un recorrido de unos 150 metros en el Camino al Barranco de Aguatona, inmediaciones del barrio de Malfú, ya en el vecino municipio de Ingenio.

    Tiene al Poniente la calle Eduardo Marquina y al Naciente el Diseminado El Cardonal.

    Esta nominación aparece por primera vez en el Censo Municipal de Habitantes referido al 31 de diciembre de 1975, formando parte del callejero del Distrito VI, Sección VII del mismo.

    Tiene el carácter de personal e histórico, adaptándose a lo dispuesto en el Capitulo II, Artículos 5º y 6º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, fueron dos hermanos, comediógrafos españoles, que nacieron en Utrera (Sevilla) y fallecieron en Madrid.

    Los Hermanos Álvarez Quintero. (Foto Luis López)

    Serafín nace el 26 de marzo de 1871 y muere el 12 de abril de 1938, y Joaquín nace el 20 de enero de 1873 y muere el 14 de junio de 1944.

    Los “Hermanos Álvarez Quintero”, como se les conocía popularmente, fueron poetas, narradores, periodistas, pero, sobre todo, comediógrafos.

    Escribieron más de 200 obras para la escenografía española de aquella época.

    Siendo todavía muy jóvenes, empezaron a escribir para el teatro, obteniendo innumerables éxitos y logrando una justa popularidad que rebasó las fronteras de España.

    Vista aérea del sector. (Foto Luis López)

    En el año 1913 fueron nombrados miembros de la Real Academia Española de la Lengua.

    Participaron a modo de colaboración en muchos periódicos y revistas tanto en España como en Hispanoamérica.

    Sus poemas líricos, aunque muy agradables, alegres y llenos de ingenio, fueron muy inferiores en calidad a sus obras dramáticas. Poseyeron, ciertamente, indudable inspiración, emoción, garbo y también sentimentalismo, pero muy cercano a la sensiblería. Su modernismo es sumamente templado.

    Calle Álvarez Quintero (final).(Foto Luis López)

    En sus obras de teatro fusionaban la folklórica vida andaluza incidiendo en la sociedad española de la época, con connotaciones picarescas y a veces satíricas, ejerciendo una crítica alegre  y muy entretenida, aprovecharon los diálogos de los personajes para matizar y criticar duramente la injusta diferencia socio-económica que aún sigue existiendo entre el Norte y el Sur de nuestro país.

    De un lado el Señor y su familia, de otro el resto del pueblo y allí, en medio –sin nada que hacer- “el Señorito” viviendo de los restos de su heredado estatus.

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario