• Paseando por mi Ciudad, 'Calle Antonio de Nebrija' (Lomo de los Frailes)

        0 

    27/05/2018 - 07:48  

    Calle Antonio de Nebrija (inicio) Foto Luis López

    Con el nombre de calle Antonio de Nebrija,  existe un vial en el barrio de Lomo de los Frailes, que con orientación Sur-Norte, se inicia en la calle Lope de Rueda, finalizando en el Camino al Barranco del Negro, tras un recorrido de aproximadamente unos 170 metros lineales.

    Tiene al Poniente la calle Garcilaso de la Vega y al Naciente unos terrenos que le separa de la Urbanización de Las Huesas.

    Esta nominación aparece por primera vez en el Censo Municipal de Habitantes referido al 31 de diciembre de 1975, correspondiendo al Distrito VI, Sección X del mismo, si bien se desconoce la fecha exacta en que fuera asignada la misma.

    Dado el carácter “personal e histórico” de esta nominación, la misma se encuentra tipificada en el Capitulo II, Artículos 5º y 6º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Elio Antonio de Nebrija, nace en Alcalá de Henares en el año 1444, donde también fallece en el año 1522, cuando contaba los 78 años de edad.

    Don Antonio de Nebrija. Foto Luis López

    Entre los humanistas más importantes de España destaca la figura de Antonio de Nebrija, nombre por el que conocemos a Antonio Martínez de Cala y Xarana, originario de la sevillana localidad de Lebrija.

    La identificación del topónimo Lebrija con el antiguo Nebrissa provoca la denominación Nebrija.

    Antonio de Nebrija inicia sus estudios en Salamanca, la universidad más prestigiosa de España, para trasladarse a continuación a Italita donde recorrió sus más importantes centros de estudios como las universidades de Bolonia, Roma, Florencia, Pisa y Padua.

    Tras esta estancia italiana regresó a Sevilla donde permaneció un período de tres años al servicio del arzobispo de Sevilla.

    Vista aérea del sector. Foto Luis López

    Pasada esta etapa Nebrija decide iniciar la docencia y se trasladó para ello a Salamanca donde se hizo cargo de las cátedras de gramática y retórica.

    Su fama llega a oídos del Cardenal Cisneros, quien solicitó la colaboración de Don Antonio para la revisión de los textos griegos y latinos de la “Biblia Políglota Complutense”, una de las mayores empresas de la recién fundada universidad  sita en Alcalá de Henares.

    Tras su estancia de cinco años en Salamanca, donde continuó con su labor docente, regresó a la universidad madrileña para hacerse cargo de la cátedra de Retórica.

    Discípulo del italiano Lorenzo Valla, Nebrija considera su ciencia como piedra fundamental para la comprensión del orden universal.

    Calle Antonio de Nebrija (final). Foto Luis López

    Dominador de las lenguas latina y griega, la teología, el derecho, la historia y la cosmografía, don Antonio lucha por el nacimiento de un hombre nuevo que domine su propio universo.

    En sus obras podemos encontrar el camino para alcanzar el objetivo final de la “filosofía renacentista”.

    Entre ellas destacan las dedicadas a la filosofía y al gramática: “Introduciones latinae (1481)”, “Vocabulario latino-español (1492)”, “Reglas de ortografía castellana (1571)” Y “Gramática castellana (1492), siendo esta última la primera que se escribió de una lengua romance. 

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario