• Calle Aquiles (Caserones Bajos-Cendro)

        0 

    22/06/2018 - 06:36  

    Calle Aquiles (inicio) Foto Luis López

    Con el nombre de calle Aquiles,  encontramos en el barrio de Caserones Bajos, un vial que con orientación Poniente-Naciente se inicia en la calle El Minote y finaliza en la calle Diana, después de realizar unos 80 metros de recorrido.

    Tiene por el Norte la calle Ceres y por el Sur la Carretera C-320 desde Telde a Santa Brígida.

    Esta nominación fue acordada por el Ayuntamiento Pleno en sesión celebrada el 29 de enero de 1996, en base a lo dispuesto en el Capitulo II, Artículos 5º y 6º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público, al ser su carácter “personal e histórico”.

    Fotograma de una película sobre Aquiles. Foto Luis López

    Forma parte del Callejero que comprende el Distrito III, Sección II del Censo Municipal de Habitantes de la Ciudad de Telde.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Aquiles, fue un héroe de la mitología griega, tal vez el más famoso de la Guerra de Troya, era el bello Aquiles. 

    Hijo de Peleo y de la ninfa Tetis, cuya educación estuvo a cargo de Fenix y del centauro Quirón.

    Vista aérea del sector. Foto Luis López

    Su madre para hacerlo invulnerable, decidió ungirlo de ambrosía y sumergirlo en la Laguna Estigia (de sangre de dragón), tomándole únicamente del talón derecho que fue su punto vulnerable.

    Como caudillo de los mirmidones participó en la guerra, enfrentándose en numerosas ocasiones a su jefe Agamenón y dando muerte a Héctor y a Mennón.

    Tras rechazar a los troyanos ante las murallas de la ciudad, Paris se enfrentó a él disparándole una flecha envenenada acertándole en su único punto vulnerable, gracias a la ayuda de Apolo, causándole la muerte.

    Calle Aquiles (final) Foto Luis López

    Sus cenizas se guardaron en una urna que contenía las de su amigo Patroclo.

    Homero le ensalza ampliamente en sus cantos contenidos en la obra “La Iliada”.

    Mención aparte merece, la consideración y el cariño que tengo hacia mi nietillo Aquiles, quien a los dos años y medio, cree que se puede enfrentar a todo y saca pecho para decir que es fuerte. No entiendo por qué el perro gardino le tiene miedo, si tan malo no es el niño.

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario