• Calle Aragón (Balcón de Telde)

        0 

    26/06/2018 - 06:16  

    Calle Aragón (inicio) Foto Luis López

    Con el nombre de calle Aragón,  tenemos en la Urbanización Balcón de Telde, un vial que con orientación Sur-Norte se inicia en la calle Galicia y finaliza en la calle Jack Lewis, después de realizar un recorrido de unos 220 metros lineales.

    Tiene al Poniente la calle Cataluña.

    Esta nominación aparece por primera vez en el Censo Municipal de Habitantes referido al 31 de diciembre de 1970, formando parte del Callejero del Distrito III, Sección III del mismo.

    Dado el carácter genérico de esta nominación, la misma se encuentra tipificada en el Capitulo II, Artículo 7º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Aragón, es una Comunidad Autónoma española, situada al Noroeste de la Península Ibérica.

    Limita al Norte con Francia; al Oeste con las Comunidades Autónomas de Navarra, Castilla-León, Castilla-La Mancha y Valencia y al Este con Valencia y Cataluña.

    La Comunidad Autónoma Aragonesa comprende las provincias de Zaragoza, Huesca y Teruel.

    Tiene una superficie total de 47.650 Km2., con una población aproximada de 1.201.344 habitantes, siendo su capital Zaragoza.

    Alegoría a Aragón.

    El relieve de Aragón  está compuesto por dos grandes cordilleras, los Pirineos al Norte, donde se alcanzan los 3.404 metros de altitud, en el Pico de Aneto y por el Sur con el sistema Ibérico, que culmina en el Pico Moncayo a 2.313 metros de altitud. Ambos sistemas se encuentran separados por una extensa depresión que recibe el nombre de “el valle del Ebro”.

    Con 928 Km. de longitud, el río Ebro –que atraviesa Zaragoza-  es el principal de la región. Son asimismo importantes algunos de sus afluentes, como el Gállego, Cinca, Aragón (orilla izquierda), Jalón y Jiloca (orilla derecha).

    El clima es bastante árido (precipitaciones inferiores a los 400 mm.) como consecuencia del efecto de abrigo que producen las montañas con respecto a las influencias atlánticas y mediterráneas.

    La demografía aragonesa acusa un crecimiento natural negativo y un fuerte desequilibrio interno en su distribución espacial: mientras que Huesca y Teruel poseen un elevado índice de despoblación, la ciudad de Zaragoza ejemplifica un caso de macrocefalia a nivel regional, al reunir por sí sola la mitad de los efectivos humanos de la comunidad (592.686 habitantes). Este desequilibrio, sin embargo, no ha impedido el desarrollo económico experimentado por Aragón ente 1986 y 1990, con un crecimiento medio de su PIB de un 5,1% (superior a la media nacional que se estima en 4,7%), hecho que le sitúa en el quinto lugar del país.

    Vista aérea del sector.

    Las actividades agropecuarias todavía conforman  un importante apartado dentro de su organización económica (15% de la población activa): además del trigo, el maíz y la cebada, que surten entre el 10% y el 20% de la producción total española, también se pueden subrayar otros cultivos como el de la vid con los vinos de Cariñena, el olivo con los productos de Alcañiz  y los hortofrutícolas como los productos del “valle del Jalón”.

    El sector secundario ocupa el 35% de la población activa y se concentra sobre todo en Zaragoza (industrias de transformación, automovilística), con otros núcleos en Sabiñanigo (aluminio), Monzón (química), Calatayud o Tarazona.

    La minería se limita a los yacimientos turolenses con explotaciones en lignito, hierro, etc.

    Gran potencial hidráulico en Huesca y término en Teruel. La capital dispone de la mayor parte del sector terciario (50% de la población activa) y su área de influencia se extiende más allá de la propia región.

    El territorio aragonés aparece poblado desde la época prehistórica: Paleolítico Inferior, Paleolítico Medio, Paleolítico Superior, Epipaleolítico, Neolítico y la Edad de Bronce, de cuyos períodos se han encontrado pinturas y restos arqueológicos.

    Calle Aragón (final). Foto Luis López

    En la época perromana se tiene constancia de la presencia de los íberos, los celtas, los celtíberos y los vascones.

    La época romana fue la más floreciente para Aragón, zona de paz donde se fundaban nuevas poblaciones arropadas por la riqueza del imperio. Tras la caída del Imperio Romano, aparece la influencia de los visigodos.

    La época musulmana se inicia para Aragón en el año 714 cuando se ocupa todo el Valle del Ebro y este dominio dura hasta el año 1118 en el que son expulsados por el ejército aragonés y gentes del sur de Francia a las órdenes del rey Alfonso I de Aragón, quien funda el Reino de Aragón. Posteriormente en 1162 tras una boda real se anexiona el Condado de Barcelona, dando lugar a la Corona de Aragón.

    Ya en el año 1479 Fernando II “el Católico” es nombrado rey de Aragón, éste ya llevaba cuatro años gobernando en Castilla, gracias a su matrimonio con la reina Isabel, consolidándose  el gobierno bajo una misma corona que ultima la reconquista del territorio peninsular y la expulsión de los musulmanes.

    A partir de ahí, Aragón como el resto del territorio nacional, vive los diferentes períodos de reinado de los Austrias, los Borbones, la Guerra de la Independencia contra los franceses, la Guerra Civil Española y hasta llegar a nuestros días. 

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario