• Calle Arapiles (Lomo de Bristol)

        0 

    29/06/2018 - 07:00  

    Calle Arapiles (inicio) Foto Luis López

    Con el nombre de calle Arapiles,  tenemos en el barrio de Lomo  Bristol, un vial que orientado de Naciente a Poniente se inicia en la calle Ruiz Muñiz y finaliza en la calle Sauce, tras un recorrido de unos 110 metros lineales.

    Tiene por el Norte la calle Dos de Mayo y por el Sur el Camino al Lomo  Bristol.

    Esta nominación aparece por primera vez en el libro del Dr. Hernández Benítez, publicado en mayo de 1958, desconociéndose el origen de la misma.

    Forma parte del Callejero del Distrito IV, Sección I del Censo Municipal de Habitantes de la Ciudad de Telde.

    Esta nominación por el “carácter histórico” de la misma, se tipifica en el Capitulo II, Articulo 6º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    Representación de la Batalla de Los Arapiles.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Arapiles, es el nombre de una batalla celebrada  el día 22 de Julio de 1812, en Cádiz, entre el ejército de la coalición formado por británicos, portugueses y españoles que iban al mando del General Wellintgton y el ejército francés al mando del Mariscal Marmot.

    La victoria conseguida por la coalición tuvo un doble valor, no sólo el vencer en la contienda, si no el conseguir que a partir de ahí el ejército napoleónico se fuera replegando en todos sus frentes, al entender que no eran totalmente invencibles, aún siendo el ejército más moderno del mundo en aquella época.

    Vista aérea del sector.

    Ahí se prendió la llama que hizo arder el espíritu español por la patria, sacándole del letargo y el agnosticismo en el que se había sumido medio adormilado.

    Surgen por doquier figuras militares de reconocida valentía y solvencia, y lo que es más importante, aparece el personaje de “el guerrillero” y su forma de hacer la guerra, no sujetos a disciplina militar, sin tácticas premeditadas, sin orgullo marcial, sólo esgrime el ataque por sorpresa, la emboscada con pronta retirada, el ataque nocturno aprovechando el conocimiento del terreno.

    Inicialmente eran bandoleros que se habían refugiado en la sierra, que durante la noche bajaban a los valles y caminos, atacaban y en la noche desaparecían. Era fácil confundirles con simples ladrones cuyas cabezas fueron puestas a precio.

    Calle Arapiles (final). Foto Luis López

    Pero que a la estela de éstos, surgen otras personas con mejor preparación e incluso militares, que se atreven a atacar a los campamentos franceses sin observar la disciplina militar.

    El desconcierto entre las tropas napoleónicas fue tan grande, que llegaron a asegurar que tras cada niño, mujer o anciano, había un enemigo en potencia. De ahí la frase de Napoleón:... “que grande es el espíritu del pueblo español, no quieren a su rey, pero son capaces de dar la vida por la libertad de su patria”.

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario