• 'Ridihuelga'

        0 

    05/03/2018 - 14:35  

    Artículo de opinión de Eugenio Alberto Rodríguez Martín. Doctor en Teología y Máster en Doctrina Social de la Iglesia

    No es la primera ni será la última pero la del día 8 es de las más ridículas. ¿Cómo van ir a la misma huelga Patricia Botín o Carolina Darias que Ana Sánchez o Loli Hernández? ¿Cómo van a ir a la misma huelga la "señorita" y su "criada"? No puede ser, no es normal. ¿Una huelga porque TODAS las mujeres viven una desigualdad respecto de TODOS los hombres? Es ridículo.

    ¿Es una explotada Patricia Botín por cobrar diez millones de euros cuando el ejecutivo mejor pagado de España cobra cuatro veces más? Según esta "locura" un conserje del Santander forma parte del "patriarcado" explotador y la presidenta del Banco una marginada. ¿Y las periodistas? ¿Qué "techo de cristal" asfixia a Ana Rosa Quintana? ¿Y a la vicepresidenta? ¿Y A Merkel?

    Iré a las huelgas de Rosa Luxemburgo, de las migrantes que cuidan de los niños de las que quieren romper el techo de cristal, de las que gritan libertad y explotación... pero no a estas ridihuelgas. Si van juntas las de arriba y las de abajo es que beneficia a las de arriba.

    Irán a la huelga, supongo, las mujeres progres del Parlamento. Los cerca de 6.000 euros mes son 6.000 se le llame presidente, presidenta o presidenta del Parlamento autonómico de Canarias. ¿Los 6000 forman parte de una brecha salarial que estructuralmente beneficia al privilegiado conserje (quizá conserjo)? Esto es ridículo.

    Brecha salarial de verdad es la que existe entre el que cobra más que lo que trabaja y el que cobra menos que lo que trabaja. Hombre o mujer, da igual. Explotador o explotadora frente a explotado o explotada. No es cuestión de género. Y cualquier otra brecha es forma de dejar de ver clara la brecha decisiva.

    La huelga es una creación de los pobres. De explotados. Si las mujeres ricas lo usan mezclándose con las pobres no deja de ser un fraude. El discurso puede ser hermoso y bien trazado pero no deja de ser una mentira.

    Si alguna mujer pobre cree que su aliada es la mujer rica puede creerlo con todo el sentimiento pero no tiene razón. Si la lleva sobre los hombros no van hombro con hombro. O va sobre los hombros o va mano con mano. No hay otra.

     

    Comentar

Publicidad

Colaborador

Colaborador

Colaborador

Publicidad

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario