•     0 

    17/11/2017 - 06:10  

    Los 36 educadores y educadoras sociales que se incorporarán al sistema educativo se instruyen sobre su funcionamiento

    La consejera del Área, Soledad Monzón, subrayó que 'entre todos vamos a poder potenciar el desarrollo social y educativo del alumnado y plantear, desde el centro educativo, propuestas para el fomento de la convivencia o la atención a la diversidad, en ...

    La Consejería de Educación y Universidades ha organizado unas jornadas formativas dirigidas a las  36 educadoras y educadores sociales que se incorporarán al sistema educativo, en virtud del convenio de colaboración suscrito entre la administración autonómica y el Colegio Profesional de Educadores y Educadoras Sociales de Canarias (CEESCAN), para que puedan contribuir a la educación integral del alumnado y a la mejora de la convivencia en los centros educativos y su entorno.

    Así, toda vez que CEESCAN ha realizado ya el proceso de selección de estos profesionales, se han estado desarrollando esta semana en el CEP La Laguna de Tenerife, las 'Jornadas de Formación de Educadores y Educadoras Sociales: Educación Social Escolar, Comunitaria y de Convivencia', en las que se ha detallado a las personas seleccionadas cuál será su labor en los centros, cómo se trabaja habitualmente en ellos y, sobre todo, cuáles son las vías de coordinación que pueden emplear para dar un alcance mayor a su labor.

    Con ese mismo propósito, se han celebrado sendos encuentros, ayer en Tenerife y esta mañana en Gran Canaria, entre los educadores y educadoras sociales y los directores y directoras de los 80 centros de todas las islas a los que se ha asignado este nuevo recurso y que, por tanto, participarán en esta experiencia piloto, gracias a la que Canarias se convierte en una de las cuatro comunidades autónomas que cuentan con profesionales de la Educación Social en sus centros educativos.

    La consejera de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias, Soledad Monzón, que ha compartido con los participantes parte de ambas jornadas, subrayó “la importancia de incorporar esta figura a los centros educativos, ya que ello contribuirá a potenciar el desarrollo social y educativo de nuestro alumnado y nos ayudará a poder plantear y desarrollar, desde el centro educativo, propuestas de mediación familiar, de resolución de conflictos, de reducción del absentismo escolar, así como propuestas para el fomento de la convivencia, la prevención del acoso escolar, la atención a la diversidad y el desarrollo comunitario y participativo”.

    Así, explicó, “el trabajo que realizarán los educadores y educadoras sociales se desarrollará en el centro educativo pero también en relación con el entorno, por lo que estará coordinado permanentemente con los equipos de orientación psicopedagógica y con los centros del profesorado de cada zona,”. Por ello, añadió Monzón, “es importante contar con encuentros como los que acabamos de celebrar, que nos permitan reflexionar acerca del papel de estos profesionales en tales procesos, así como acercarles al funcionamiento de nuestro sistema educativo y generar por tanto un clima de trabajo basado en redes colaborativas, con el fin de sacarle el máximo rendimiento a este nuevo recurso con el que pretendemos desarrollar aún más nuestro modelo de convivencia positiva”.

    Precisamente, entre los objetivos de las Jornadas que se han estado celebrando desde el pasado lunes, se encuentra la creación de equipos, sinergias, trabajos de grupo, coordinación y redes, así como el conocimiento por parte de educadoras y educadores sociales de las estructuras, programas y proyectos que desarrolla la Consejería de Educación y Universidades.

    Otro de los asuntos que se ha abordado es el del Plan Integral Contra la Violencia Infanto-Juvenil,  y el papel de los educadores y educadoras sociales en la elaboración participativa del mismo, para el que la Consejería ha abierto un proceso participativo con todos los agentes sociales y profesionales implicados y cuyo fin es fomentar una convivencia positiva en la que el enfoque de los conflictos que se generen en los centros educativos se oriente desde el diálogo y la mediación.

    Las Jornadas han permitido reflexionar e identificar el papel de los educadores y educadoras sociales en estos procesos, así como su relación con los equipos de convivencia de los centros educativos, en los centros del profesorado y con los equipos de orientación e inspectores de zona.

    Se trata, en definitiva, de generar el clima de trabajo en redes de colaboración que precisa este proceso y de establecer las líneas de coordinación, planificación y distribución en el territorio y en los centros, que permitan establecer con solidez esta nueva política y consolidar su avance y extensión durante los ejercicios siguientes.

    Comentar

Publicidad

Colaborador

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario