•     0 

    29/04/2018 - 08:18  

    De flores comestibles, la receta del día con Victoria

    Tarta de espinacas y fresas con nata

    Nada más terminar de hacerla me preguntaba porqué había tardado tanto en hacerla.

    Es una tarta de origen turco que hace años que había visto, bajo el nombre de Ispanakli Kek o Musgo del bosque. Yo no me he atrevido a ponerle ese nombre porque me da mucho pudor cuando le modifico algo y deja de ser exactamente como la receta original, llamarla igual, siempre puede saltar alguien y ponerme colorada diciendo que no lleva esto o le sobra aquello, ademas me parece mas sencilla de encontrar si la llamamos por sus ingredientes..Así que opto por poner una descripción de lo que contiene.

    Yo no se si estas cosas solo me pasa a mí...  pero abro la nevera y veo un paquete de espinacas que se me va a caducar y solo se me ocurre hacer la tarta.

    Cualquier otra persona en mi lugar haría una ensaladita o unas croquetas pero a mi lo primero que me vino fue la tarta de espinacas que llevaba años queriendo hacer.

    Como no tengo invitados ni compromiso, me parecía el momento perfecto, solo para mi, si no me gusta no pasa nada, nadie está esperando para celebrar nada.

    Pero sorpresa, estaba deliciosa, rica de verdad, húmeda, y jugosita. ¡Te la recomiendo!

    Para conservar bien el color verde, le pasé por los bordes un rallador, así eliminaba el color doradito que matizaba demasiado el verde intenso, pero esto es solo una bobería porque yo la quería verde de verdad.



    INGREDIENTES PARA UN MOLDE DE 20 CM.
     

    200 gr. de espinacas frescas crudas. Yo usé una bolsa, así que era algo menos como 150 gr. 

    160 gr.  aceite de oliva

    2 huevos

    160 de azúcar 

    1 cucharada de esencia de vainilla

    2 cucharadas de jugo de limón 

    1 limón, la ralladura

    1 cucharadita de polvos de hornear

    200 gr de harina

    Queso crema

    100 gr. de queso crema  tipo philadelphia

    300 gr. de nata para montar. Mínimo 35% de materia grasa

    Azúcar 1 cucharada sopera

    Fresas frescas o frambuesas

    ELABORACIÓN

    Pon la espinaca y el aceite vegetal en el vaso de la batidora, agregue el jugo y la ralladura de limón y batir todo.

    Batir los huevos con azúcar hasta formar una espuma.  

    Agregue la masa de espinaca a los huevos batidos y bata a baja velocidad durante aproximadamente 1-2 minutos. 

    Agregar la esencia de vainilla.

    En un recipiente aparte, mezcle la harina con el polvo de hornear, viértalo en la masa y mezcle suavemente con una espátula.

    Verter la masa en el molde y al horno a 180 unos 35 minutos.

    Al sacarla dejar enfriar un poco antes de desmoldar y cortar. Yo esperé algo mas para poder pasar el rallador por los bordes y quitar el color dorado para que quedase verde intenso.

    Para la crema,  montar la nata y mezclar con el queso y el azúcar. La crema está lista.

    Ahora solo queda cortar en capas y poner fresas picadas y cremas.

    Decorar como mas te guste. En este caso utilicé flores de  pensamientos

    Comentar

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario