•     0 

    20/05/2018 - 07:00  

    De flores comestibles, la receta del día con Victoria

    Pastel de naranja griego. Portokalopita.

    La primera vez que probé este pastel fue un amor a primera vista. Mordida y enamoramiento fue todo uno.  

    La verdad es que el aspecto es bastante sencillito, podría pasar incluso por un bizcocho, pero no es nada de eso. Es como un borracho "enchumbado" en  un almíbar de zumo de naranja y con un aroma a azahar que si cierras los ojos te transportas al paisaje que tu quieras del mediterraneo.

    Para colmo es muy sencillo de hacer, así que ya tenemos un postre estupendo con el que sorprender a tus amigos.

    Como llegué a pensar que era imposible que algo fuese tan agradable y delicioso, repetí la receta y esta vez me la llevé al trabajo donde el equipo de "cobayas" de mi oficina me pondría verde como fuera un fiasco. Todos se quedaron privados con la receta, así que teniendo el visto bueno de los 20 me atrevo a afirmar que te va a encantar.

    La receta la modifiqué un poco añadiendo el toque de azahar y la rama de canela para intensificar aromas en el almíbar. Y como en esta época no tiene flores el naranjo, opté por decorar con unas flores comestibles de caléndulas que esta primavera están preciosas.

    INGREDIENTES

    PARA EL PASTEL:

    1 paquete completo de masa philo

    5 naranjas grandes

    5 huevos

    200 gr. de azúcar

    220 gr. de aceite de oliva

    1 cucharadita de vainilla (opcional)

    2 sobres de polvos de hornear

    250 gr. de yogurt griego

    PARA EL ALMIBAR

    750 ml. de zumo de naranja

    300 gr. de azúcar

    1 palo de canela (opcional)

    2 cucharadas de agua de azahar (opcional

    Decoramos con flores comestibles en esta ocasión con caléndulas

    PREPARACIÓN

    Para empezar abrimos el paquete y extendemos todas la hojas por la cocina para que les de el aire y se sequen, por completo. Lo que buscamos es que se vuelvan frágiles y crujientes.

    Mientras tanto vamos preparando el resto comenzando por rallar las cascaras de las 5 naranjas y apartamos.

    Ahora batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y al menos doblen su volumen.

    A esa crema añadimos las cascaras ralladas y mezclamos, el yogurt, el aceite, los polvos de hornear y la vainilla.

    Ahora las hojas de masa philo seguramente que ya estarán secas, compruébalo bien antes de ponerlas en un recipiente mientas las  aprietas entre las manos y la conviertes en migajas que incorporarás a la crema anterior. No tengas miedo de hacerlas lo mas pequeñas que puedas.

    Incorpora las miguitas a la crema y mezcla con la crema sin batir solo envolviendo.

    Pasamos la masa a una bandeja pirex de cristal previamente engrasado y o metemos al horno precalentado a 200º unos 40 minutos.

    Mientras está en el horno preparamos el almíbar con el zumo de las naranjas, el palo de canela y el azúcar, que pondremos al fuego para que reduzca a casi la mitad. 

    Cuando esté el pastel lo sacamos y dejamos que vaya enfriando para bañar con el total del almíbar cuando esté preparado.

    Este pastel está mucho mejor de un dia para otro, o al menos 8 horitas de reposo inundado en el almíbar. 

    Ahora solo queda decorar, a mi me gusta poner unas flores de azahar, pero en este mes ya están los arboles sin ninguna flor, así que opté por unas flores de caléndulas que por supuesto que son flores comestibles.

    Comentar

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario