•     0 

    13/04/2018 - 11:27  

    'Ley Integral de Igualdad de trato y no Discriminación'

    Articulo de opinión de Gregorio Viera Vega, concejal del Partido Socialista en Telde, para El Mostrador de Ezequiel López

    El miércoles día 11 de abril se aprueba por unanimidad del Congreso la toma en consideración de la Ley Integral de trato y no Discriminación presentada por el grupo socialista. Este es el tercer intento del PSOE para aprobar dicha Ley después de que el PP impidiera tramitarla por la vía de urgencia en 2011 y de que se negara a tramitarla en el año 2012. Con esta iniciativa de Ley posibilitaremos que España no sea un excepción en la UE sobre medidas de igualdad de trato y no discriminación. Para el PSOE la aprobación de esta Ley es un compromiso con la igualdad y con el pleno respeto a los Derechos Humanos. Es un compromiso socialista recogido en los últimos programas electorales y en las Resoluciones del 39 Congreso. Junto a la Ley Integral contra Delitos de Odio, la Ley LGTBI, y la Ley de Transexual idad constituye el paquete normativo para combatir la discriminación y los delitos de odio.

    La ley tiene la vocación de convertirse en el mínimo común normativo que contenga las definiciones fundamentales del derecho antidiscriminatorio español y, al mismo tiempo, albergue sus garantías básicas, conscientes de que, en su estado actual, la dificultad de la lucha contra la discriminación no se halla tanto en el reconocimiento del problema como en la protección real y efectiva de las víctimas. Una ley para proteger y garantizar los derechos de la mayoría de la población porque todos/as, en algún momento de nuestras vidas, estamos expuestos a padecer algún tipo de discriminación.

    Impedir toda forma de discriminación, que conlleva a la exclusión y estigmatización en ámbitos como el laboral, el educativo, la deliberación pública, la atención social o, con carácter general, todos los de la vida pública y la integración social, con la finalidad de que nadie pueda ser discriminado/a por razón de nacimiento, origen étnico, sexo, religión, convicción u opinión, edad, discapacidad, orientación sexual o identidad de género, enfermedad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

    La ley recoge y regula singularmente la prohibición de discriminación en el acceso a bienes y servicios a disposición del público, incluida la vivienda, la sanidad, los servicios sociales, el empleo y los medios de comunicación y la publicidad. Esta ley tiene también como objeto esencial, la incorporación en el marco jurídico español, al igual que en el resto de Europa, las directrices que la propia UE ya ha adoptado sobre la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea que garantizan, respectivamente, el derecho a la dignidad humana, a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, a la no discriminación y a la tutela judicial efectiva y a una justicia imparcial, además prohíbe la discriminación, y obliga por tanto a los Estados miembros de la UE a combatir los delitos motivados por el racismo, la xenofobia, la intolerancia religiosa o la discapacidad, la orientación sexual o la identidad o expresión de género de una persona.

    España es casi el único miembro del Consejo de Europa que carece de un organismo independiente para combatir el racismo y la falta de medidas para integrar a los migrantes y la segregación. La Ley tiene por objeto garantizar y promover el derecho a la igualdad de trato y no discriminación, estableciendo los principios, instrumentos y regular las medidas y los procedimientos para garantizar el derecho al respeto a la dignidad de las personas, a la igualdad de trato y a la protección frente a cualquier forma y manifestación de discriminación. 

    Todas ellas en relación con los comportamientos de racismo, xenofobia, antisemitismo, islamofobia, cristianofobia, LGTBIfobia, gitanofobia, misoginia y sexismo, aporofobia (odio a las personas sin hogar), y por cualquier circunstancia o condición socio-económica, por su origen territorial, nacional o étnico, por su lengua, identidad cultural, convicciones religiosas e ideología, por su opinión política o de otra índole, por su edad, profesión, identidad y razón de género, por su aspecto físico, color de piel, características genéticas, por discapacidad intelectual o física, enfermedad, estado serológico u otros factores de significación de las diferentes manifestaciones de la condición humana, reales o supuestos, así como aquellas que sean reconocidas por los Convenios Internacionales.., con la pluma del Faycan.

    Comentar

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario