•     0 

    23/07/2018 - 21:38  

    ¡La banca, que pague ya!

    El comentario a diario, lunes 23 de julio, Ezequiel López

    Bueno parece que las cosas a nivel nacional se encaminan, se pone la cosita en cuanto a los líderes más o menos a tono. Guapos, apuestos y preparados, ahora si se está en condiciones de competir, los perfiles están en condiciones para salir todos desde la misma parrilla de salida. Ahora si se puede elegir sin mayor ventaja que la de simpatía, proyectos o ideologías, donde exista.

    Volvemos a una nueva etapa, a un nuevo reto para nuestra gente, aumentamos la familia, aunque solo sea aparentemente. Tenemos en la parrilla de salida al PSOE con Pedro Sánchez, a PODEMOS con Pablo Iglesias, a CIUDADANOS con Alberto Rivera y ahora en PARTIDO POPULAR a Pablo Casado, creo que ya tenemos a los lideres que ahora te ofrecen a razón de los tiempos que se viven. ¿Dónde están las Mujeres?, pues parece que todas, después del número uno, así han querido que sea la mayoría de las formaciones que nos representan. ¿Esto es para preocuparse?, no creo que tengamos que estirar el chicle más allá del simple globo que pueda sacar cada uno de su boca; a nivel nacional cuesta ver, por ahora, a una mujer líder, pero si las vemos en nuestras comunidades autónomas, parece como que nos gusta más que nos gobiernen las mujeres, pero más cerca, todavía no parece que pueda ser una mujer la presidenta del Gobierno, al menos esa es la sensación que se tiene, en esta última elección de candidato, del Partido Popular, la cosa estuvo en mano de ellas, ellas eran las que hacían posible la elección de un compañero o compañera para presidir el partido y luego optar a la presidencia del Gobierno de España, esa posibilidad la tuvo en sus manos otra mujer que optó a la presidencia y fue derrotada para la opción de la segunda vuelta.

    María Dolores de Cospedal no quiso que su compañera Soraya Sáenz de Santamaría fuera, con los votos de sus seguidores, consiguiera la presidencia de su partido antes que Casado. María Dolores de Copedal optó por apoyar, y así sus seguidores, al candidato Pablo Casado. ¿Porqué no apoyó a la otra mujer del partido?, pues a buen seguro que motivos, personales o compromisos políticos tendría, que pudo más que la posibilidad de arropar a alguien de su mismo género y así estar en esa carrera de querer que la mujer ocupe aquellos puestos de responsabilidad, que parece solo estar preparados para los hombres.

    España, seguro que no tardará muchas legislaturas, dos a lo sumo, si no llega antes, que una mujer será la presidenta del Gobierno Nacional, pero mientras tendremos que aguantarnos lo que tenemos como la moda, políticos, aparentemente preparados, jóvenes y guapos, con mucha carga de mediatés, de medios, a su alrededor y con el rollito de querer ser bueno con todos, aún metiendo en verdaderos líos a los pilares más importantes de nuestro estado, la unión y la economía. La aparición en escena de Pablo Casado, el otro Pablo, parece que da equilibrio a las opciones políticas de mayor tirón. No descubro nada si digo que la cosa estaba ahí, Pedro levantando vuelo, Pablo el de Podemos, un poquito tocado, por lo del Chalezaso y las formas de querer tratar las cosas públicas, Albert Rivera, perdiendo aire por no saber colocarse a las claras en el lugar que se le reclamaba desde un Centro Derecha y que ahora recibe una importante mordida por un perfil, metidos en el sálvame de la propia sociedad del día a día, con un candidato tan guapo o más que él en el escenario del Centro Derecha de este país.

    Ya eran muchas las voces que tildaban a Ciudadanos de Ultra derecha, consideración que algunos entendemos, que son hechas para desprestigiar, pues se acercaban a temas, que no todos, aunque no estamos de acuerdo que se quemen, ni que se escondan, pero tampoco hay una mayoría, como hacen ver, que se quiera vestir todos los días con los colores de la bandera española y tener encima su escudo, estas generaciones que están liderando los movimientos y las que vienen, no parecen estar enamorados de ese patriotismo, posiblemente quede algunos resquicios en generaciones que están más para los 60 y 70 años, que para los que tienen que empujar la sociedad hoy en día.

    Pablo Casado llega con las ideas claras, las ideas de una derecha que nadie ha querido reconocer que tiene su espacio, y debe de existir en un sistema democrático como el nuestro, sin miedo y sin complejos, al igual que debe de existir un Podemos, sin miedos a su existencia. Pedro, Pablo, Alberto y Pablo, valla caramba, tres nombres sencillos, dos nuestros y uno exportado, son bastantes oídos, Pedro es un nombre propio masculino español que significa piedra, Pablo es un nombre propio masculino de origen latino que significa pequeño u hombre de humildad y Alberto, nombre propio masculino de origen germano que significa en su variante al español, el que brilla por su nobleza. Los tres nombres llegan con su propio peso y con bonitos anuncios en sus nombres, uno duro como una piedra, el otro nos viene con nobleza y el que se repite con la humildad. En la humildad puede que esté el quid de la cuestión, uno pregonándola, pero a la hora de ejercitarla parece que se olvida y el otro Pablo le vamos a conocer a partir de ahora mandando y llevando las riendas de un partido que ha gobernado en España con mayorías absolutas, dejémosle aterrizar.

    Ahora todo parece estar en su justa medida para enfrentarse con sus armas ideológicas o con sus proyectos de convivencia para la sociedad española, y que sea ella la que valore y opte libremente por aquel partido que crea que puede defender los intereses de todos los españoles. No lo tienen fácil, pero sabemos que son jóvenes y que conocen de qué va esto, ya a ninguno se le coge fuera de juego, otra cosa muy distinta que sean capaces de estar a la altura de los tiempos que corren, y para ello tendrán que hacernos llegar el mensaje, un mensaje que en la actualidad lo pueden hacer visible desde el Congreso de los Diputados, creo que mayor oportunidad en la actualidad imposible, pues entre ellos cuatro está la gobernabilidad y la estabilidad de este país que quiere avanzar, y lo queremos ver, sin la menor duda, en los bolsillos de los ciudadanos y no más, en el de los banqueros y sus amigos.

    Escucha el comentario

    Comentar

Publicidad

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario