•     0 

    11/01/2019 - 10:09  

    ¡No por mucho correr se llega antes!

    El comentario a diario, Ezequiel López en El Mostrador.

    Sé que las comparaciones son odiosas, y además, en estas fechas quizás no sean del gusto de algunos.

    Hace algunos años irrumpía en la sociedad española un grupo de jóvenes políticos, preparados, con carreras universitarias, aparecían preocupados por lo que ocurría con nuestros políticos en España. Llegaban en el momento preciso en una España con unos políticos y políticas en estado puro de revoltura y ensimismados en la creencia que sin ellos este país se iba al garete.

    Estos jóvenes y no tan jóvenes, muchos catedráticos universitarios, apoyados por un importante lobby empresarial de comunicación, salían a la palestra y sonrojaban a los pocos políticos decentes que quedaban en el mercado. Aquellos se dieron por llamar “mareas” otros “círculos”, lo cierto es que, aquel nacimiento de grupos que se manejaban como peces en el agua a través de las redes, consiguieron aglutinar un importante número de ciudadanos con un pensamiento único; hasta las narices de los políticos que nos complicaban la vida y que ellos conseguían para los suyos más ventajas y mejores condiciones que el resto de los españoles. Lo que es lo mismo, algunos colmaban la paciencia de los sufridos españolitos y otros llegaban prometiendo el oro y el moro, tanto que fueron muchos los que creyeron ciegamente que estos nuevos políticos, estudiados y preparados, venían con el libro verdadero bajo el brazo.

    Consiguieron engatusar, embaucar, deslumbrar y hasta conseguir adeptos y forofos incondicionales, que aún les siguen y creen que lo prometido, aunque no lo logren, está bien dicho y solo con las intenciones se tienen ganado su voto.

    En el año 2014, hace apenas 4 años la propuesta estrella de aquellos “magos” de la política era 650 euros al mes para todos sin ninguna condición, y decían que lo tenían todo calculado, pues la medida costaría alrededor de 250 mil millones con miras para su financiación subiendo el IRPF y luchar contra el fraude fiscal.

    Esto según los mas entendidos en Economía, entonces y ahora, no lo veían, pero los proponentes sacaron su propuesta a la calle, plazas y teatros, consiguiendo una buena bolsa de votos, colocando a diestro y a siniestro a toda clase de personajes en las diferentes instituciones públicas, que pasado el tiempo prudencial, se han convertido en unos políticos más de esos montones que no aportan nada y sí se enriquecen con unos sueldos que difícilmente encontrarán en ninguna empresa privada, con sus títulos y máster incluidos.

    Hoy en día de aquello no queda nada, esos inventos de dar lo que no se puede, caló, más por necesidad y ganas de oír algo diferente que por creérnoslo, aunque en honor a la verdad, también fueron un buen puño los que remaban hacia esa posibilidad, de cobrar sin trabajar, haciendo creer que existe la posibilidad, en pleno siglo 21, de ganar dinero sin dar palo al agua, sin medir las consecuencias que sufriría un país sin vida laboral ni productiva.

    Todavía no se ha dejado claro que lo que se busca en definitiva, siendo serios, es el bienestar social para todos. Ahora, unos pocos años después, sin aún dejar de culminar ese posible desarrollo de esas formaciones políticas que venían a acabar con lo “más de lo mismo”, terminando o al menos acoplándose con todas las comodidades a lo que hay, aparece en escena una nueva formación con cuestiones muy sensibles y que probablemente no se ha sabido explicar con todos los detalles a la sociedad, una sociedad que viene muy impregnada de un régimen desaparecido, pero no extinguido.

    Nos guste más o menos, existen residuos, y algunos pueden decir que después de lo visto, fruto de aquellas alegrías con las que se engañó a la población consiguiendo confundir y hasta crear bandos con ciertos odios sociales que solo beneficiaban a los que llegaban a sus carguitos políticos, dejando luego como estaban o peor a los que se partieron la cara vendiendo un humo que ellos nunca llegaron a ver ni en los cigarros electrónicos.

    oy aparecen en escenas otros, unos que nos venden un nuevo formato de país, un país que algunos ven posible, por fortuna una mayoría, y espero que por siempre, no comparten y si respetan, porque así nos lo exigen nuestra Constitución.

    Ayer en la Tertulia Local el tema se planteó de manera constructiva y se llegó a la conclusión que la gran ausente y la posible semilla sea, la falta de transparencia y un buen servicio pedagógico alejado de ningún interés partidista.

    Tenemos claro que no podemos cerrar fronteras cuando el mundo pide a gritos la apertura de las mismas para poder mantener nuestra existencias en el planeta tierra y compartir su sostenibilidad. Pero sin duda es un trabajo que no se logrará imponiendo a la fuerza el pensamiento solidario internacional cuando no somos capaces de ayudar a nuestros vecinos a través de nuestros servicios públicos sociales a poder alimentar a sus hijos por estar en el paro sus padres.

    La Sociedad española está en un crecimiento democrático, complicado, las razones las hemos dejado caer en algunos párrafos de nuestro comentario de hoy y de algunos atrás. Estamos con 40 años en el sistema, una edad que no es del todo suficiente para creernos que ya estamos a salvo de cualquier contaminación, no, no lo creo, aunque si confío que estamos preparados para afrontar estos contratiempos políticos y de supuestos líderes sociales que intentan hacerse notar, emulando algunos, a personajes históricos llevados a la gran pantalla, como si así nos fuera a convencer más de sus, a veces, siniestras intenciones.

    Nos queda mucha tarea por delante para que nuestros hijos, bisnietos muchos, de aquellos hombres y mujeres que sufrieron la guerra civil y mundial, algunos en sus carnes y otros en sus familias, hagan posible el gran esfuerzo, entre todos, de conseguir alejar de la sociedad, actual y venidera, cualquier camino que nos lleve al fracaso del sistema democrático, si esto lo llevamos por bandera, tendremos medio camino andado para conseguir el objetivo.

    Escucha el comentario.

    Comentar

Publicidad

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario