•     0 

    05/03/2019 - 08:10  

    ¡Del dicho al hecho!

    El comentario a diario, Ezequiel López en El Mostrador.

    Esto de las primarias, posiblemente haya sido el mejor invento para conocer la voluntad de aquellos que quieren estar en lista para ser luego elegido en grupo para cualquier institución, aunque de todos es sabido que depende al final de una comisión que valora lo mejor para ese municipio o institución supramunicipal, siempre hablamos de los del montón, montón decimos de aquellos que no tienen clara posibilidad de salir a la primera.

    Las primarias de candidatos a encabezar listas, irremediablemente, acapara la atención de todos, de los que siguen las mismas como afectados y para el resto de la sociedad por interés político o pura novelería. No deben de confundir un ejercicio de transparencia con algo que se parece más a un escarnio público hacia alguien que en el 2013 ayudó con todas sus fuerzas a aupar hasta donde está hoy al candidato a la Alcaldía.

    A ese a quien se le suma los 5 votos que ha obtenido fielmente, antes y después, no dudó en partirse la cara con otros compañeros para pedirles que dejaran sus actas para que, así facilitaran el camino hacia ese primer intento de llegar a la Alcaldía. No seré yo quien saque la cara por alguien que si lo necesitara lo haría, Gregorio Viera, pues lo considero una buena persona, y un gran y fiel militante socialista, pero reconozco que no sería objetivo.

    Pero no puedo pasar por alto, algo que se debió omitir, pues no creo que sea del interés público, y que eso haya supuesto poner el nombre de otra persona, que desde luego, ni punto de comparación con quien quieren quemar en la plaza pública ante todos sus adeptos de ese líder, lo siento, no me gusta esta manera de pagar, de responder a un miembro de la regional, por mi parte y posiblemente desde mi humilde conocimiento de las guerras sucias desde los intestinos de los partidos políticos, estas cuestiones no se debieron de hacer públicas, pues más tarde o más temprano termina pasando factura a aquellos que la utilizan para su propio regocijo.

    La Provincia publicó el sábado una especie de corrección e información que viene a decirnos, que lo que dijo su corresponsal en Telde, el domingo pasado, no se ajustaba a la realidad. Estas cosas deben de cuidarse muy mucho por parte de los que nos dedicamos a esta profesión. Siempre se ha dicho que cuando toca informar de números la cosa es muy delicada pues no es fácil trasladar cantidades y porcentajes si no se tiene toda la información precisa para así no errar y tener que hacer lo que no queremos nunca, corregir lo dicho o escrito por no saber explicarlo con la certeza que requiere la cuestión, máxime cuando a veces nos asiste algo de pasión desmedida. Son estas fechas donde debemos no dejarnos llevar por las pasiones, ni tampoco por las antipatías o pocas empatías generadas por los cargos públicos, tenemos que alejarnos de aquellos grupos que solo buscan ser ellos los mejores sin importarles utilizar lo que tanto está de moda, las falsas noticias.

    Por otro lado tenemos que prepararnos para lo que se avecina y no dejar que nos tomen el pelo los políticos enterados actuales. El BOE publicará mañana la convocatoria de elecciones generales para el próximo 28 de abril. Según nos señala hoy el Canarias 7 tres meses sin inauguraciones ni campañas oficiales. Desde ahora y hasta la celebración de las autonómica del 26 de Mayo estarán prohibidos los actos con dinero público que puedan favorecer a los partidos en el poder. Solo se salvan las iniciativas de la Dirección General de Tráfico. La publicación mañana del decreto de convocatoria de elecciones generales del 28 de abril conlleva que durante casi tres meses, desde ese día y hasta el próximo 27 de mayo, tras los comicios autonómicos, municipales y europeos, estarán prohibidos los actos de inauguración y las campañas institucionales de propaganda. Conforme a lo establecido en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), una vez publicado el decreto comienza oficialmente el periodo electoral de las generales, que esta vez se va a solapar con el periodo electoral de las municipales y europeas, que a su vez arrancará el 2 de abril con la convocatoria de los comicios de mayo. Es decir, que en estos más de dos meses y medio y mientras España esté en periodo electoral, estará en vigor la prohibición de realizar actos de inauguración y campañas de propaganda institucional para difundir logros de legislatura.

    Atención y no se dejen tomar el lomo por ningún político mandamás, que a veces nos confunden por aquello de “cómo va a hacer propaganda política si sabe que no se puede”, pues los hay caraduras. Sólo se permitirán las campañas informativas que resulten imprescindibles para salvaguardar del interés público o para el correcto desenvolvimiento de los servicios públicos, pero sin connotaciones electoralistas ni alusiones a los logros obtenidos por los poderes públicos. En concreto, según reza el artículo 50 de la LOREG, desde la convocatoria de los comicios hasta su celebración, quedará prohibido cualquier acto organizado o financiado, directa o indirectamente, por los poderes públicos que contenga alusiones a las realizaciones o a los logros obtenidos, o que utilice imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas en sus propias campañas por alguna de las entidades políticas concurrentes a las elecciones.

    En una resolución, la Junta Electoral Central especificó que no se podrán, además, repartir libros, revistas, folletos, cuadernos, catálogos, trípticos, soportes electrónicos; enviar correos electrónicos o sms; distribuir contenidos por bluetooh; insertar anuncios en los medios con alusiones a los logros obtenidos por cualquier poder público; o usar imágenes, sintonías o expresiones similares empleadas por los partidos en sus propias campañas electorales.

    Ojo, tampoco se permitirá realizar actos de inauguración de obras o servicios públicos, o proyectos de éstos, sin perjuicio de que dichas obras o servicios puedan entrar en funcionamiento en ese periodo electoral.

    Y por último decir que la Junta Electoral Central no incluye en este apartado las inauguraciones institucionales de congresos, ferias de muestras, festivales o fiestas populares que se celebren de forma periódica en fechas coincidentes con un periodo electoral. Pero, eso sí, siempre que ni en la organización del evento ni en las intervenciones se realicen alusiones a los logros de las autoridades intervinientes, ni tampoco se induzca el sentido de voto de los electores. Dicho queda.

    Comentar

Publicidad

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario