•     0 

    19/06/2018 - 06:31  

    ¿Perdón Siglo XXI?

    Articulo de opinión de Eugenio Alberto Rodríguez Martín. Doctor en Teología y Máster en Doctrina Social de la Iglesia

    ¿Puede perdonar alguien a quien se ha golpeado brutal y caprichosamente? ¿Puede perdonar aquel a quién le han arrebatado toda su familia? ¿Puede perdonar aquel a quien han robado su salud, su profesión, sus planes concretos de futuro? ¿Puede perdonar la víctima al verdugo?

    No solo es que pueda. No es una declaración de intenciones. Es que ha pasado ya. El perdón es una realidad cotidiana en miles de pequeños gestos. Y es una realidad de grandes dimensiones en acontecimientos políticos. El perdón se ha vivido en lugares diferentes a lo ancho y largo de la tierra, a lo ancho y largo de la historia.

    Sobre el perdón hay pensamiento, filosofía, ciencia, realidad, procesos históricos. Donar es dar y es importante. Per-donar es ir más allá. Es que dar. Es una forma elevada de generosidad. "Ojo por ojo y el mundo acabará ciego" decía Gandhi aclarando que el perdón es imprescindible para la vida.

    Perdonar no es olvidar sino cicatrizar Perdonar no es mirar para otro lado sino encajar el golpe y convertirlo en amor: dolor convertido en más amor. El perdón hace verdaderas las relaciones y les da solidez. El perdón recibido y ofrecido nos hace verdaderos y humildes. 

    Metemos la pata, nos equivocamos, hacemos daño, pisamos y nos pisan. Tenemos muchas veces intenciones limpias pero otras veces las tenemos sucias. Y así vamos creciendo.  Lo hacemos en pequeños actos y también en actos políticos. La no-violencia se plantea todo, lo íntimo y lo político, porque sabe que esas realidades son distintas pero se dan al tiempo.

    Es interesante conocer personas que tienen experiencia en esto. Personas que han vivido la tragedia de la guerra de Burundi, o el drama del terrorismo en España, o de la Guerra Civil, van a transmitirnos su experiencia en el Congreso de Perdón y No-violencia en el que el próximo mes de septiembre vamos a comprometernos a sembrar de no-violencia los problemas sociopolíticos a que nos enfrentamos en España (www.congresosnoviolencia.com). 

    Una mirada al proceso histórico puede observar que el perdón ocupa hoy más lugar que ayer pero menos que mañana. El perdón está cargado de futuro. Jesús nos dejó un gran reto en las palabras que más seres humanos han repetido a lo largo de la historia: "Perdónanos como también nosotros perdonamos". Tampoco era una teoría, ni una serie de buenas intenciones. Era una experiencia. Frecuentemente la forma de "recibir" el perdón y de "darlo" se parecen. 

    Cuentan que el jabalí que mató a Adonis intentó disculparse señalando que no tenía malas intenciones sino que pretendía acariciar con sus dientes amorosos. Por eso nos planteamos especialmente la violencia estructural. No bastan dirigentes políticos que sonrían y hagan gestos mientras las decisiones políticas siguen matando. Es hora de la no-violencia. Es hora de perdón. 

    Comentar

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario