•     0 

    26/11/2017 - 07:22  

    Paseando por mi Ciudad, 'Calle Agachadilla', Montaña Las Palmas

    Calle Agachadilla (inicio). (Foto Luis López)

    Con el nombre de calle Agachadilla tenemos en nuestro municipio un vial ubicado en Montaña Las Palmas, que se inicia en la Carretera C-814 (Arucas-Telde) y con orientación Sur-Norte, tras un recorrido de unos 180 metros,  finaliza en un lugar sin salida.

    Hasta finales del año 1993, tanto es vial como todos los del lugar, formaban parte del diseminado de Montaña Las Palmas, y eran meras pistas de tierra que serpenteaban hasta las viviendas construidas anárquicamente en el lugar.

    Luego en los Planes Municipales de Obras, se incluyó el asfaltado de todos estos caminos, ensanchando y acondicionando los mismos, a la vez que se les dotaba de ciertos servicios urbanísticos, consolidándose la condición de Núcleo Rural.

    Al iniciarse los trabajos del Censo de Población correspondiente al 31 de diciembre de 1995, se hizo necesario el confeccionar la planimetría de los diferentes sectores del municipio, procediéndose a renumerar los edificios y nominar estos accesos como calles, a fin de lograr dar a los ciudadanos una dirección postal determinada dentro de aquel diseminado  que había alcanzado proporciones desbordantes.

    Es entonces cuando  Ayuntamiento Pleno en sesión celebrada el día 29 de enero de 1996, acuerda aprobar esta nominación, que figura desde entonces en el Nomenclátor Municipal, correspondiendo al Distrito III, Sección III, del Censo Municipal de Habitantes de la Ciudad de Telde.

    Imagen de una Agachadilla. (Foto Luis López)

    Al ser de carácter genérico e histórico, esta nominación se encuentra tipificada en el Capitulo II, Artículos 5º y 7º del vigente Reglamente para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Agachadilla, es el nombre con el que se conoce una de las “mañas” de la Lucha Canaria.

    Es un término bastante generalizado en la isla de Gran Canaria, que se documenta en todos los puntos donde se practica este deporte vernáculo.

    Su ejecución es propia de hombres de poco peso, baja estatura y gran agilidad, debido a la torsión que tiene que realizar el cuerpo para su perfecta realización.

    Consiste en un giro del tronco del ejecutante, que revira y enfrenta por debajo de su pecho al del rival, posición inverosímil de la que luego sale rápida y ágilmente, al tiempo que tira de aquel, hasta provocar su caída de bruces a la arena.

    En la voz de “agachar” en su segunda acepción, el DRAE recoge el sentido que se aplica en la lucha: “Encogerse, doblando mucho el cuerpo hacia la tierra”.

    Vista aérea del sector. (Foto Luis López)

    Encierra esta lexía el sufijo “illa”  que encierra un valor propiamente diminutivo. De acuerdo con los datos proporcionados por el Aleican, el sufijo “illo”  es muy frecuente en Gran Canaria.

    A esta maña se le conoce también como “viradilla”; por el contrario, en la isla de Tenerife, es la “dobladilla”   la que se usa.

    Para ejecutar bien la “agachadilla”, es imprescindible que el luchador atacante dé unos pasos hacia delante para conseguir el desequilibrio de su adversario.

    Otra descripción que hemos encontrado de su ejecución dice:

    Se hace un amago de “Toque por dentro”, situación buscada por el que acomete la lucha, ya que el contrario se preparará para ejecutar la contra.

    Calle Agachadilla (final). (Foto Luis López)

    Se gira el cuerpo de tal manera que queda vuelto, hacia arriba, desde la cabeza hasta las rodillas. La mano izquierda bien aferrada al pantalón de mano metida (mano arriba). La mano derecha empujando, hacía atrás, la rodilla derecha del oponente. Las dos piernas en la posición señalada corren hacia atrás forzando la caída. El resultado final, es que el atacado se ve obligado a poner las manos en el suelo, postrarse de rodillas o caer de plano.

    Como toda maña, la “agachadilla” tiene su contra y el luchador experto puede combinar un “vacío”, en el momento en que se arquea su oponente para iniciar la ejecución, retirándose hacía atrás y dando una “cogotera” en el cuello, quedando el ejecutante caído de espaldas a la arena.

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario