•     0 

    08/12/2017 - 08:32  

    Paseando por mi Ciudad, 'Calle Agustín Peñate Peñate' (Marpequeña).

    Calle Agustín Peñate Peñate (inicio). (Foto Luis López)

    Con el nombre de calle Agustín Peñate Peñate, tenemos en el barrio de Marpequeña, de esta localidad, un vial que orientado de Sur a Norte, se inicia en la Calle Ancor y finaliza en el Camino a Marpequeña.

    Tiene al Naciente la Calle Alcorac y al Poniente la Autovía GC-1, siendo su longitud de recorrido de unos 160 metros,  aproximadamente.

    Esta nominación fue acordada por el Ayuntamiento Pleno en sesión celebrada el día 27 de diciembre de 2004, en base al artículo 5º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público, a petición popular.

    Se encuentra este vial en el Distrito 5º, Sección 2ª, del Censo Municipal de Habitantes de la Ciudad de Telde.

    Discurre paralelamente a la Autovía GC-1.

    Al ser de carácter personal esta nominación, se encuentra tipificada en el Capitulo II, Artículo 5º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Agustín Peñate Peñate, nació el día 24 de abril de 1925, en el barrio de Tenteniguada, del Término Municipal de Valsequillo, falleciendo en nuestra ciudad a mediados de la primera década del siglo XXI.

    Don Agustín Peñate Peñate. (Foto Luis López)

    Se vino a vivir a Telde en los inicios de la década de 1960, con su familia compuesta de la esposa y tres hijos, instalándose en una de las cuarterías que existían en la Finca de los Aldeanos, situada en Marpequeña, donde trabajó como aparcero en los tomateros.

    Poco tiempo después consigue comprar un solar donde fabrica su casa, una de las primeras que conformaría el barrio de Marpequeña, allí nacieron dos de sus cinco hijos, falleciendo además otro.

    Fue el primer vecino del barrio que compró un televisor y la chiquillería del barrio, venía a su salón a ver los programas de televisión hasta la hora del cierre.

    Vista aérea del sector. (Foto Luis López)

    Cuando el barrio no contaba aún con el servicio de alumbrado, el Sr. Peñate Peñate compró un motor compresor y suministraba alumbrado a diversas viviendas colindantes, e incluso había puesto varios puntos de luz en la calle, cosa que le obligaba a veces a mantenerse despierto hasta altas horas de la madrugada, con el fin de mantener el servicio de alumbrado a los vecinos que por alguna necesidad así se lo pedían (enfermedades, partos o fallecimientos).

    Cuando el barrio no tenía todavía la iglesia, Agustín Peñate habilitó su salón como capilla e instaló una imagen de la Virgen del Carmen, para que los vecinos pudieran asistir a la misa, celebrar bautismos o primeras comuniones.

    Posteriormente convenció a Don Antonio Calderín, propietario de los terrenos de la zona, para que donara el suelo necesario para la construcción de la iglesia, encargándose de recaudar las aportaciones populares para su realización.

    A principios de la década de 1970, inició la actividad de bar en el salón de su casa, dejando así la agricultura, con este bar alcanzó una gran popularidad por los buenos calamares fritos que servía, fama que le hizo contar con clientela de Telde y foránea.

    Calle Agustín Peñate Peñate (final). (Foto Luis López)

    Era un hombre que gozó de la consideración de sus convecinos y de todos los que le hemos conocido, no sólo por la hermosa labor altruista desarrollada para con los vecinos del barrio, si no por la simpatía de su aplomada socarronería canariona.

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario