•     0 

    16/02/2018 - 07:55  

    Paseando por mi Ciudad, 'Calle Alférez José Ascanio' (San Gregorio)

    Calle Alférez José Ascanio (inicio) (Foto Luis López)

    Con el nombre de calle Alférez José Ascanio,  tenemos en pleno Casco Urbano de la Ciudad, concretamente en el barrio de San Gregorio, un vial que orientado de Naciente a Poniente, se inicia en el cruce de las calles Rivero Bethencourt y Congreso, finalizando en la calle Ruiz Muñiz.  

    Por el Norte tiene la calle Costa Rica y por el  Sur las calles Congreso y Santo Tomás de Aquino.  

    La longitud de este vial es de unos 320 metros aproximadamente y a él vienen a confluir las calles Reyes Católicos, Sir Alexander Fleming, República Dominicana y Guadarteme.

    Esta nominación aparece por primera vez en el Censo Municipal de Habitantes referido al 31 de diciembre de 1960, correspondiendo al Distrito Segundo, Sección Quinta del mismo.

    Tiene el carácter de “personal e histórico”, tipificándose en los artículos 5º y 6º, del Capitulo II, del Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    Imagen de la Guerra Civil Española. (Foto Luis López)

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    José Ascanio López, nació en la Ciudad de Telde en la primera década del siglo XX.

    Junto a su hermano que era inválido y a su padre, cultivaban unos terrenos que poseían en la zona de La Mareta y en el Valle de los Nueve.

    Según versión de algunos de los que le conocieron, José Ascanio era un joven muy sano, corpulento y muy apuesto, al que le caracterizaba una enorme simpatía dentro de un cordial y absoluto respeto a sus semejantes.

    Vista aérea del sector. (Foto Luis López)

    Mientras realizaba los Estudios de Derecho en Las Palmas de GC, estalla la Guerra Civil Española, viéndose inmerso en el enrolamiento obligatorio que se hizo sobre gran parte de  la población.

    Fue uno de los tantos canarios que partieron obligados hacia la Península y no regresaron jamás con vida.

    José Ascanio López, muere en el frente de batalla, con la graduación de Alférez, durante la Batalla del Ebro, que fue el destino de un gran contingente de canarios, y del que volvieron muy pocos.

    Este caso tan irracional como paradójico se dio de igual forma en otro teldense en esa misma época Antonio Quintana Suárez, del que hablaremos en la próxima intervención.

    Calle Alférez José Ascanio (final). (Foto Luis López)

    De igual forma habría de tomarse conciencia de las acciones desde la Administración Municipal y apoyarse en los hechos que históricamente se dieron en muchos casos, en los que te enrolaban a la fuerza, detrás dejaba una familia amenazada con represalias. Estas situaciones no son merecedoras de calificar de derechita o sublevado a quien se le obligaba.

    Se reseña a colación de la criba que se pretende hacer desde la Administración amparándose en la Ley de la Memoria Histórica, la cual da pie a que se omitan nominaciones referidas a personas o hechos que conformaron en el momento la historia real, lo cual no se debe obviar u ocultar por aquello de que el desconocimiento conlleva a cometer los mismos errores.

    No se trata de homenajear a nadie, fuera de la ideología que fuera, no solo en un bando se cometieron atrocidades, solo habría de mantenerse viva en la memoria aquello que no se debiera permitir que ocurriera de nuevo.

    Comentar

Publicidad

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario