•     0 

    04/03/2018 - 09:13  

    Paseando por mi Ciudad, 'Calle Almendro' (Cazadores)

    Calle Almendro (inicio) (Foto Luis López)

    Con el nombre de  calle Almendro, tenemos en nuestro municipio, concretamente en el barrio de Cazadores, un vial que nace en la Carretera a Cazadores, y con orientación Norte-Sur se proyecta en una longitud de unos 400 metros hasta el cauce del Barranco de La Pasadilla, en un recorrido tan sinuoso como pendiente.

    Inicialmente era un polvoriento camino de tierra que conducía hasta el lugar denominado  El Almendro, desconociéndose el motivo por el que este vial aparece por primera vez en el Censo Municipal de Población referente al 31 de diciembre de 1970, con el calificativo de calle, si bien, pensamos que se hizo para diferenciar la dirección de las edificaciones que nos encontramos alineadas en su recorrido con aquellas otras que se encuentran junto al cauce del barranco y que forman un pequeño diseminado.

    En cualquier caso tiene por su lado norte  Hoya Bermeja (Lugar), por el sur Los Majaletes (Lugar), por el poniente La Morisca (Lugar) y por el poniente El Abulete (Lugar).

    Este vial forma parte del callejero que compone el Distrito IV, Sección II del Censo Municipal de Habitantes y su nominación tiene carácter generalizado, adaptándose a lo dispuesto en el Capitulo II, Artículo VII del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    Todas la nominaciones del entorno guardan cierta analogía, dado que se refieren mayoritariamente a los nombres de frutales predominantes en el sector, nombres con los que originariamente se conocieron popularmente éstos, y que se han conservado en el paso del tiempo.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Almendro, es un árbol perteneciente a la familia de las “Rosáceas”, cuyo nombre botánico es Prunus amygdalus Basch.

    El sistema radicular está constituido por unas pocas raíces de mayor diámetro, que se desarrollan en amplitud y profundidad.

    Ejemplares de almendros en flor. (Foto Luis López)

    Las sucesivas ramificaciones a partir de esas raíces principales originan todo un esqueleto de raíces de diámetro decreciente que terminan en las más recientemente formadas, finas y tiernas, que constituyen en su conjunto un sistema de gran longitud, integrado por raicillas, las cuales a su vez son las que disponen de los pelos radiculares.

    El tronco cuando es joven es liso, pasando a ser muy agrietado con el tiempo, siendo este agrietamiento característico de esta especie. La corteza es verde, cuando el árbol es joven, y marrón y grisácea cuando el árbol es adulto.

    Sus órganos fructíferos se encuentran en ramos mixtos, chifonas y ramilletes de mayo, que presenta yemas solitarias. El de mayor importancia es el ramo de mayo.

    Sus hojas son lanceoladas, largas, estrechas y puntiagudas, más pequeñas que las del melocotonero, y más planas, de color verde intenso, aunque se observan diferencias apreciables de color entre variedades. Los bordes son dentados o festoneados.

    Vista aérea del sector. (Foto Luis López)

    La flor es pentámera con cinco sépalos, cinco pétalos con colores variables entre blanco y rosado; éstos pétalos puede estar más o menos escotados centralmente, llegando incluso a solaparse en algunas variedades.

    Su fruto es en drupa con exocarpo u mesocarpo correosos y endocarpo duro.

    La semilla es el producto de consumo; posee dos tegumentos envolventes difícilmente separables, la testa y el tegmen, que inicialmente son verdosos, pasan a color amarillo y de él a castaño claro y marrón, que va oscureciéndose con el tiempo; siendo un buen índice de envejecimiento de la semilla.

    En la polinización es una especie autoincompatible, por lo que requiere la polinización cruzada. Deben colocarse polinizadores para obtener un elevado cuajado para que la cosecha sea rentable. Un carácter notable es la xenia que se produce cuando tiene lugar la fecundación cruzada con almendro salvaje (amargo), dando almendras amargas.

    Calle Almendro (final). (Foto Luis López)

    Es una especie muy rústica, por lo que sobrevive en condiciones muy complicadas, aunque disminuye su rentabilidad. Es propio de zonas cálidas, por lo que resulta poco tolerante al frío y en cambio tolera bien la sequía, prefiriendo zonas con una altitud media de 600 metros sobre el nivel del mar.

    La maduración de su fruto requiere un período de nueve meses y su floración es en el mes de enero.

    Prefiere suelos sueltos y arenosos, aunque vegetan en francos, pero le son perjudiciales los suelos encharcadizos y pesados, ya que no resiste las asfixia radicular y es muy susceptible a los ataques de Armillaria y Phytophthora.

    El almendro tiene su origen en las regiones montañosas de Asia Central, pero desde civilizaciones remotas se ha ido propagando por todo el planeta. Los principales países productores de almendra son Estados Unidos, España e Italia.

    Su industrialización va desde la de productos secos, confitería, farmacia y cosmética. 

    Comentar

Publicidad

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario