•     0 

    06/04/2018 - 08:30  

    Paseando por mi ciudad, 'Calle Amargura' (San Gregorio)

    Calle Amargura (Foto Luis López)

    Nuestro paseo de hoy lo hacemos por el barrio de San Gregorio, concretamente por la zona de El Parque, donde vamos en busca de la calle Amargura, un vial que orientado de Naciente a Poniente, se inicia en la calle María Encarnación Navarro y finaliza en un lugar sin salida, tras realizar un recorrido de unos 130 metros, con constantes cambios de alineación.

    Tiene colindante por su lateral del Norte la calle Bello y Artiles y por el Sur la calle Lagunetas.

    Esta nominación se recoge inicialmente en documentos fechados a finales del siglo XVIII, aunque se denomina como “Callejón de la Amargura”, como realmente es su configuración urbanística.

    No obstante, con posterioridad en el año 1958, en su libro “Telde”, el Dr. Hernández Benítez, ya lo recoge como calle Amargura.

    En cualquier caso, es uno de los viales que conforman el callejero del Distrito II, Sección II del Censo Municipal de Habitantes de la Ciudad de Telde.

    Amargura de Nuestra Señora de los Dolores del artista José Luján Pérez. (Foto Luis López)

    Esta nominación tiene carácter generalizado y por consiguiente se ajusta a lo dispuesto en el Capitulo II, artículo 7º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Tomando como referencia inicial el texto del libro “Telde”, del Dr. Hernández Benítez,  que literalmente dice: “Amargura.-  Calle del barrio de San Gregorio; no sabemos ciertamente cual sea su origen,  pero si que es reciente esta nominación,  pues no aparece en los padrones anteriores a 1814; pudiera ser un recuerdo de la calle del mismo título de Jerusalén tan querida y tan perenne en la mente de todo buen cristiano.”

    Vista aérea del sector. Foto Luis López

    La calle Amargura, a la que se refiere en Jerusalén, es uno de los viales que se encuentra en el sinuoso itinerario que conduce hasta el Monte de la Calavera, final de la Pasión y Muerte de Jesús de Nazaret.

    El dolor se expresa generalmente con la amargura y se manifiesta mediante el llanto. Tal vez la amargura es la parte interiorizada del dolor, mientras que el llanto sea la exteriorización de aquel.

    Cuando por causa del dolor, se controla la amargura y no se exterioriza en el llanto, aparece el componente del lamento, que a fin de cuenta es un mudo llanto.

    Calle Amargura (final). Foto Luis López

    Más que una calle, la denominación correcta hubiese sido la de “callejón”, tan característico en el barrio de Los Llanos de Jaraquemada, entre los siglo XVI al XVIII, donde se hacinaba la población de esclavos y canarios libertos, que fue evolucionando urbanísticamente a partir de finales del siglo XVIII, hasta nuestros días.

    Es ésta una nominación, como otras tantas de nuestro municipio, que tiene connotaciones religiosas, por la influencia del clero en la época de su nominación, haciendo gala de la manipulación del parecer vecinal con las razones de fe, sobre las consideraciones sociales que se pudieran haber esgrimido. Lo moral sobre lo ético, para en muchas ocasiones terminar las explicaciones con que es "dogma de fe".

    Casualmente y por respetar el orden alfabético en las publicaciones, hoy se cumple precisamente una semana de la celebración del Viernes Santo, fecha en la que muchas personas celebran la festividad de Nuestra Señora de los Dolores y como en otros tantos años, presencié la Procesión del Encuentro en Vegueta (Las Palmas de GC), donde procesionan diversas esculturas del artista grancanario José Luján Pérez, un museo en plena calle.

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario