•     0 

    17/06/2018 - 07:02  

    Calle Aparejador (Urbanización Industrial Salinetas)

    Calle Aparejador (inicio). Foto Luis López

    Paseamos hoy por la Urbanización Industrial de Salinetas, donde vamos en busca de la calle Aparejador, encontrando su inicio en la calle Encofrador, desde donde se proyecta con orientación de Poniente a Naciente y tras recorrer unos 120 metros, aproximadamente, finaliza en la calle Ferrallista.

    Tiene paralela al Norte la calle Arquitecto y al Sur la calle Albañil.

    Esta nominación fue acordada por el Ayuntamiento Pleno en sesión celebrada el día 29 de Julio de 1994 y dado su “carácter generalizado”, la misma se encuentra tipificada en el Capitulo II, Artículo 7º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    Se encuentra englobando el callejero del Distrito VI, Sección III del Censo Municipal de Habitantes, Edificios y Locales. No obstante, la Urbanización de su ubicación se define como eminentemente industrial y las edificaciones son naves destinada a dicho uso, sin que se puedan encontrar ninguna vivienda en su radio de acción.

    En la nominación de los viales que conforman la Urbanización Industrial de Salinetas, se ha observado el concepto de analogía en éstas, las cuales se refieren exclusivamente a los diferentes profesionales que dan vida a la economía en todos sus campos. Al propio tiempo se facilita la localización de estos viales dentro de la red de los que forman el callejero municipal que actualmente sobrepasan el millar y medio.

    Aparejador. Foto Luis López

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Aparejador, es un profesional relacionado con el arte de la construcción o arquitectura. Es el oficial que prepara y dispone los materiales que han de entrar y emplearse en una obra. Se considera que su misión es la de ayudar al Arquitecto en sus funciones.

    Actualmente, la función del tradicional  del Aparejador en las obras de construcción la realiza el Arquitecto Técnico, que es como se denomina el título universitario que capacita al individuo para un completo conocimiento de la materia.

    La profesión de Arquitecto Técnico, puede considerarse de las más antiguas, dentro de las del área técnica. Tiene su origen en los antiguos Aparejadores cuyo término aparece en documentos históricos del siglo XV.

    Vista aérea del sector. Foto Luis López

    Uno de los vestigios que denotan mayor antigüedad es el existente en la Capilla de Santa Clara de Tordesillas (Valladolid), construida en el año 1430. En uno de sus sepulcros aparece la siguiente inscripción: “Aquí yace Guillen de Rohan, maestro de la Iglesia de León et Aparejador desta capilla”

    El profesor de la universidad de Sevilla Dr. Don Teodoro Falcón Márquez ha ampliado los datos existentes de la antigüedad de la profesión de Aparejador en Andalucía. En los archivos de la Catedral de Sevilla existen documentos de 1449 que atestiguan la intervención como Aparejador de Pedro Sánchez de Toledo.

    El patrón de los Aparejadores y Arquitectos Técnicos es San Juan de Ortega.

    En España la enseñanza de los Arquitectos Técnicos (Aparejadores) fue creada el 24 de enero de 1855, mediante el Decreto Luján, por el que se instaura el Título de Aparejador en sustitución del de Maestro de Obras. La Escuela Técnica de Aparejadores se creó en 1959, por Decreto 1.283/1959 de 26 de Julio. En un principio estuvo vinculada a la Escuela de Arquitectura de Madrid.

    Calle Aparejador (final). Foto Luis López

    En 1968, con la Ley de Educación y Financiación de la Reforma Educativa, desaparece el título de Aparejador y queda sustituido por el de Arquitecto Técnico.

    Gracias a una formación marcadamente generalista, el Arquitecto Técnico muestra un perfil  que le permite desempeñar su ejercicio profesional en multitud de campos y en muy diversos sectores.

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario