•     0 

    22/07/2018 - 08:28  

    Calle Aristóteles (La Jardinera. El Goro)

    Calle Aristóteles (inicio). Foto Luis López

    Con el nombre de calle Aristóteles,  tenemos en el barrio de El Goro, justamente en la Urbanización La Jardinera, un vial que con orientación Naciente-Poniente se inicia en el Camino de la Jardinera y finaliza en la calle Heráclito, después de un recorrido de unos 410 metros aproximadamente.

    Tiene por el Norte la calle Cicerón y por el Sur la Carretera C-812 (Las Palmas-Puerto de Mogán).

    Esta nominación aparece por primera vez en el Censo Municipal de Habitantes referido al 31 de diciembre de 1970, formando parte de los viales que componente el Callejero correspondiente al Distrito VI, Sección IV del mismo.

    Dado el “carácter personal e histórico” de la misma, se encuentra tipificada en el Capítulo II, Artículos 5º y 6º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    Esta nominación al igual que las del resto de los viales que componen la Urbanización La Jardinera, se refieren a personajes, hechos o lugares relacionados con las civilizaciones romana o helénica, respetándose así la analogía que se propone en la antedicha reglamentación.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Aristóteles,  fue un filósofo griego  que nació en Estagira (Macedonia), en el año 384 antes de Cristo y que falleció  en 322 a.C.. Fue discípulo de Platón y maestro de Alejandro Magno. Crea su “Liceo” que fue tan prestigioso como la “Academia”.

    Su filosofía se caracteriza por ser un movimiento filosófico y científico basado en la experimentación. Concepción revolucionaria. En un panorama filosófico denominado por la ciencia del mundo exterior y la cosmología, creó un concepto de la sociedad, de la realidad y del hombre totalmente diferente. Enfatizó la transformación de su sociedad política porque afianzó la libertad democrática en su obra “Las Constituciones de Atenas”, contra Filipo de Macedonia, quien reaccionó ordenando su muerte, ya que vislumbró que la democracia terminaría por derrotar al totalitarismo.

    Aristóteles.

    En el campo de la metafísica –hasta entonces denominado por Platón- en el que tenía predominio las ideas y por lo tanto el mundo ideal y dialéctico de la lógica y el pensamiento sobre la realidad y la experiencia, él decide crear bases totalmente diferentes para construir en ellas la filosofía y la ciencia. Su gran revolución ideológica la hace precisamente en el campo de la teoría del conocimiento. Contra todos los filósofos que presumían la validez del conocimiento, él dice que sin experimentación no hay verdad.

    Da realidad a las ideas entendiéndolas como la esencia de las cosas reales... “Nada hay en la mente que no haya estado antes en los sentidos”.

    Inventa el “empirismo”, pues considera que todas las filosofías y las ciencias tienen que partir de las experiencias, es decir, de todas las sensaciones que nos ofrece el mundo de la percepción y del conocimiento sensible. Por la fuerza de su ingenio, trascendió su época y se proyecto en el siglo XVII y XVIII, época en que su tesis es sostenida por los empiristas británicos John Locke, George Berkeley y David Hume, y en cierto modo por el filósofo alemán Emmanuel Kant, creador de la filosofía crítica.

    Redescubre la experiencia y la erige en base del conocimiento verdadero. La percepción que había sido desechada como conocimiento  impreciso y engañoso, para él es el punto de partido necesario y obligatorio, no sólo de toda la filosofía, sino de todas las ciencias.

    Vista aérea del sector.

    En su obra “Organon”, desarrolla una lógica y una epistemología que le permiten perfeccionar  y alcanzar el conocimiento científico a la vez demostrativo y convalidadamente verdadero. Creó su lógica para garantizar un acceso sólido del conocimiento a la realidad. Cambió el curso de la filosofía al pensar que las ideas y los pensamientos no eran como los creyó Platón.  Insertó las ideas del mundo real, tanto las cosas materiales que se ofrecen al conocimiento sensible, como las ideas y conceptos. Desde entonces las ideas no flotan en vacío ideal sino que existen en las cosas mismas de la realidad. Al mismo tiempo fue el creador del “empirismo epistemológico”, fue también gestor del “realismo metafísico”. Hay una realidad exterior que puede ser accesible al conocimiento empírico.

    Deja de depender de las ideas y desarrolla su concepción hilemorfista, que consiste en que las esencias o sustancias de las cosas reales tienen una realidad dual: Materia y Forma y en sus relaciones de unas cosas, causa y/o efecto. Sobre este concepto de casualidad de: “No hay efecto sin causa” y “todo efecto debe ser proporcionado a su causa”, se construirá toda la ciencia antigua, moderna y contemporánea.

    Calle Aristóteles (final). Foto Luis López

    Sobre el principio de la relación entre materia y forma, se elaboraron la psicología, la sociología y la política, así como, por supuesto, una nueva antropología filosófica. Para la esencia del hombre, el cuerpo es la materia y la forma es el alma. Fue el inventor en Occidente, del concepto del alma como primer principio, primera fuerza o energía, que da origen a la vida, a la sensación y a la intelección. La estructura integrada del plano biológico y reflexivo intelectual del hombre de una manera unitaria y teológica. En virtud de lo cual, todas las partes que constituyen el organismo humano están al servicio supremo, del que éste emplee su finalidad de supervivencia, integridad, perfeccionamiento y desarrollo individual. Define a Dios como la “suprema causa” y el “motor del Universo”.

    Introdujo la denominación de “La ética” para designar lo concerniente a los principios del bien y el mal; y, de “Filosofía práctica”, para la disciplina que dicta las reglas  a que debe someterse la conducta humana. Considera “la virtud” que es el objeto de la ética y la moralidad lo es de la Filosofía Práctica.

    Toda la obra de Aristóteles ha sido desde el momento de su concepción paradigma de los grandes pensadores, marcando las pautas en todos los caminos de la mente, la vida y el desarrollo del ser humano.

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario