•     0 

    29/07/2018 - 06:45  

    Calle Armstrong (Urbanización de Jerez)

    Calle Armstrong (inicio) Foto Luis López

    Con el nombre de Calle Armstrong,  tenemos en la Urbanización de Jerez, un vial que con orientación Poniente-Naciente se inicia en el Camino a Lomo Espino  y finaliza en el Camino al Caracol, después de un recorrido de unos 240 metros aproximadamente.

    Tiene por al Norte el Camino del Caracol y al Sur la calle Collins.

    Esta nominación aparece por primera vez en el Censo Municipal de Habitantes referido al 31 de diciembre de 1975, formando parte del Callejero del Distrito VI, Sección I del mismo.

    Dado el “carácter personal e histórico” de la misma se encuentra tipificada en el Capítulo II, Artículos 5º y 6º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    SINOPSIS DE LA NOMINACIÓN:

    Neil Alden Armstrong, nació en Ohio (Estados Unidos de América) el día 5 de agosto de 1930, en la granja de su abuelo.

    Un ford trimotor, el “Tin Goose”, sería la primera nave a la que ascendió cuando tenía 6 años. A los 15 años, Neil empezó sus clases de aviación, pagando 9 dolares la hora. A los 16 años ya contaba con su licencia de piloto.

    Al terminar la Secundaria inició sus estudios de Ingeniería Aeronáutica en la Puerdue University (La Fayete Indania). En 1949, en la mitad de su carrera, la marina lo llamó y lo convirtió en un piloto de esta división. En el año 1950 fue enviado a Corea donde realizó 78 misiones aéreas de combate. Durante una de ellas su avión resulta abatido y es condecorado tres veces.

    Niel Alden Armstrong.

    En 1955 se gradúa en la Universidad de Puerdue. Poco después ingresa a la NASA como piloto civil  de pruebas de alta velocidad y es elegido entre los 12 pilotos del avión X-15, un moderno prototipo que podía alcanzar una velocidad supersónica y grandes alturas en esa época. Este le proporcionó una experiencia que habría de ser importante en los vuelos de aquellos primeros años de aeronáutica espacial.

    En el año 1962 ingresó al cuerpo de astronautas de la NASA y se especializó en la mejora de los métodos de entrenamiento y el desarrollo de los simuladores de vuelo. Cuatro años más tarde, el 16 de marzo, dirigió  como comandante, una misión espacial en que, acompañado por el comandante David Scott, llevó a cabo una maniobra de acoplamiento en el espacio, la primera de ese género. La misión fracasó al perderse el control del conjunto.

    Vista aérea del sector.

    No obstante, su vida alcanzó la cumbre el 20 de Julio de 1969 en que él comandara la misión lunar de la nave espacial Apolo 11.

    Para esta gesta se utilizó un cohete construido con una altura superior a los 85 metros y un diámetro máximo de 13 metros que transportaba el conjunto integrado por el módulo de mando y servicio llamado “Columbia”, y el módulo de alunizaje, bautizado con el nombre de “Eagle”. La tripulación estaba formada, además por el coronel Michael Collins, piloto del módulo de mando, y el coronel Edwin E. Aldrin, encargado de pilotear el módulo de alunizaje.

    Armstrong de 39 años de edad, fue el primer hombre que puso e imprimió sus huellas en la superficie lunar a las 20:55 horas, tiempo de México,  el 21 de Julio de 1969 u permaneció 2 horas y 14 minutos, fuera del módulo de alunizaje “Eagle”. El alunizaje había tenido lugar un día antes (20 de Julio) en la región lunar conocida como “Mar de la Tranquilidad”.

    Calle Armstrong (final). Foto Luis López

    Tuvo como impresiones primarias, notar el contraste de luz, que en este satélite se presenta, y así mismo, el de sentir que sus pies se hundían aproximadamente un centímetro.

    El 21 de julio, Aldrin siguió a su comandante, 15 minutos después de que éste saliera del módulo lunar. Además de desplegar la bandera de los Estados Unidos y de instalar diversos aparatos científicos, recogieron aproximadamente 22 kilos de rocas para su posterior estudio en la tierra, regresando triunfantes a nuestro planeta el día 24 de julio.

    A su regreso, Armstrong fue nombrado responsable de las actividades aeronáuticas de la NASA, organización que abandonó para incorporarse a la actividad docente como catedrático en la Universidad de Cincinnati.

    Su paseo lunar es uno de los hitos más importantes de la historia. Él mismo lo resumió en su célebre frase: “Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

    Comentar

Publicidad

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario