•     0 

    10/02/2019 - 07:10   |   Calle Campillo (inicio). Foto Luis López. 

    Calle Campillo (San Gregorio)

    Con el nombre de calle Campillo, tenemos en el barrio de San Gregorio, un vial que orientado de Poniente A Naciente se inicia en la calle Ruiz y finaliza en la Autovía de Circunvalación al Casco Urbano, tras un recorrido de unos 440 metros lineales.

    Al el Norte, se ve delimitado este vial, por las calles Alférez Quintana Suárez y Manuel García Oliva (Concejal),  y al Sur por la Rambla Pedro Lezcano Montalvo y el Paseo Peatonal Poeta Manuel Padorno Navarro.

    Esta nominación aparece por primera vez en los Censos Municipales de Habitantes referidos al 31 de diciembre de 1955, formando parte del Callejero que compone el Distrito II, Sección VII del mismo. Dado el carácter “genérico” de la nominación, la misma se encuentra tipificada en el Capitulo II, Artículo 7º del vigente Reglamento para la nominación de calles, plazas y lugares de dominio público.

    Campillo, es el nombre con el que se conocía desde el año 1.527, la zona situada al Sur del Callejón del Castillo y de la cual le separaba la carretera que iba a Melenara.

    Todo el sector fue una frondosa finca propiedad de Don Francisco de Carrión, según documentos fechados en la primera mitad del siglo XVI. Esta gran finca se subdividió a finales del siglo XVIII entre otros tantos propietarios.

    El trazado de la actual calle Campillo, fue en su momento el camino principal de acceso a dicha finca y se llamó hasta principios de la década de 1.960 Camino del Campillo, hasta que llegada la década de 1960 se ve lindando por su lado del Poniente con la entonces Finca de Ascanio, quien urbaniza la misma y queda por el lindero del Sur el vial que hoy nos ocupa.

    Aunque en mano de diferentes propietarios, toda esta extensa zona que lindaba por el Sur con el Barranco de Las Bachilleras e iba por el Naciente hasta La Fonda, fue muy frondosa y propia para el cultivo de plataneras, papas, hortalizas, aguacateros, etc., todos ellos cultivos de regadío.

    Finca del Campillo.

    En su extensión podíamos encontrar estanques, pozo de captación de agua, cantoneras y acequias, que daban vida a la labor agrícola que en la misma se desarrollaba, y de la cual vivían bastantes familias.

    Hoy te encuentras paredes de piedras derruidas, edificaciones ruinosas, estanques vacíos y llenos de basura, cantoneras y acequias que no se usan, pero que nos siguen hablando de lo hermoso que fue el lugar en cierta época, aunque hoy no se cuide nada de ello y se deje perder en el olvido, como algo que nos denuncia la falta de coherencia para con nuestra propia identidad.

    Vista aérea del sector.

    Hoy contemplas desolación y abandono, surcos vacíos y medio derruidos, frutales secos junto a las acequias por donde discurre la ausencia del agua, por que ya no se riega nada, no se planta nada en estas tierras que sólo parecen una parodia bucólica de lo que en otros tiempos fuera.

    La Finca del Campillo, a finales de  la década de 1970, se ve partida por el trazado de la Autovía de Circunvalación al Casco Urbano, de Norte a Sur, resultando dos zonas bien definidas al Naciente y al Poniente de la misma.

    La zona del Poniente se encuentra hoy en pleno proceso de Urbanización aunque bajo la denominación de “Urbanización Picachos”, llegando a lindar por la parte del Poniente con la zona de Arauz y por el Naciente con la mencionada Autovía de Circunvalación.

    Calle Campillo (final). Foto Luis López.

    Actualmente se encuentra edificada en casi un 60% y supone la zona de expansión más moderna del Casco Urbano por su extremo del sureste.

    No obstante, es una semblanza más de la caída de la construcción y todos los profesionales que de ello dependían, así como, de aquellas empresas que en su momento hicieron "un agosto" de tal actividad.

    Comentar

Aviso Legal  |  Publicidad  |  Condiciones de uso  |   Copyright 2017 Telde a Diario